Roberto Campos RoCa: De precandidatos y Candidatos PDF Imprimir E-mail
Política - Elecciones 2010
Escrito por Roberto Campos RoCa   
Martes, 09 de Marzo de 2010 03:59

 

Es obvia, y aunque ya está en plena acción, la esperada y temida presencia de la “Guerra Sucia por el Poder” entre los Partidos y partidarios en nuestra entidad y sus municipalidades (tan sucia como la guerra contra los Narcos). Y nos preguntamos: ¿Por qué estas gentes pelean a muerte por el poder estatal y municipal, viendo que la gobernabilidad, a todo nivel, está más complicada que nunca, y que el control de la delincuencia y hasta de los grupos sociales está totalmente resquebrajado?

 

A estas alturas, eso de hacer matices entre los aspirantes a las alcaldías y la gubernatura sería un mero juego, sin oficio ni beneficio, salvo para aquellos arribistas que andan buscando la seña correcta para lanzarse a la "cargada".
Para los ciudadanos sin Partido, que siempre estamos atentos al devenir político, lo básico sería comprender qué; sin importar los grupos caciquiles en que se divide la mafia tricolor y bicolor nacional (y sus sucursales regionales), al final de cuentas, solo les importa ACCEDER AL PODER, y ya ni siquiera para gobernar, capacidad que han perdido desde hace ya cuatro lustros, sino para desgobernar a las entidades, simulándose “patos” ante la delincuencia organizada (y desorganizada) que los tiene cooptados, copados y capados.

Fingiendo demencia senil ante la creciente pobreza impulsada por el desempleo y subempleo progresivos; tornándose los occisos ante la inseguridad pública y social derivada de sus complicidades con los infractores del estado de derecho, cerrando los ojos ante la impunidad creciente, depredando al máximo los recursos del erario público, y continuando sus grandes negocios chuecos propios y en sociedad con los Narcopoliempresarios, todo esto al amparo del tráfico de influencias, del clientelismo inter partidario y gubernamental, del nepotismo y el compadrazgo indecente y podrido.

Da lo mismo, aunque no sean lo mismo, que, Valencia, Serrano, Dowell, Nora, y hasta el terrible Teto, aparezcan o no como los candidatos “idóneos” por el PRI, pues conociendo y sabiendo que comparten sus genes “tricolores”, y por su historial dinosáurico y depredador, en los hechos todos resultan iguales. Es decir, que seguirán atendiendo a los intereses de los grupos amafiados que los impulsan, repartiéndose el territorio estatal y municipal de acuerdo a sus inversiones e intereses inmobiliarios, industriales y comerciales, y por otro lado, haciendo a un lado los verdaderos intereses ciudadanos, como lo son el desarrollo equitativo regional, el confort social, la seguridad pública, la oferta laboral justa, la educación pública gratuita, la salud social, la vivienda digna y el esparcimiento y solaz colectivo seguros.

Por el lado del blanquiazul, ya hemos comprobado a nivel municipal, estatal y nacional, los aberrantes y retardatarios gobiernos que estos han sido capaces de implementar, donde resaltan sus nocivas y copiadas prácticas de corrupción, de acoso y latrocinio cotidiano del erario y de las riquezas nacionales, que fueron antes tan criticadas a sus hermanos siameses del RIP, pero tan superadas por estos falsos y balines “profetas del cambio social “.

Sin embargo, ante la ausencia premeditada y muy conveniente (para ellos) del factor partidario de izquierda disponible para las candidaturas ciudadanas, creemos que sí pudiera ser realizable que el PAN, renunciando a sus “fichas” locales y regionales, incluyendo a “Burroel”, Cuarón y Jáuregui , pudiera abrir paso a los candidatos ciudadanos “limpios y prestigiados”, que concentren la inconformidad social vigente, a través de una coalición política que seguramente derrotaría al Priismo, y que mediante puntos concretos de gobernabilidad y plan mínimo de acción, le de la puntilla a los grupos caciquiles Baecianos, Chihuahuitas, Tetistas, Barristas, Terracistas, y Duartistas, dejando también con un palmo de narices a los dos grupos del Narco que se disputan la plaza, y abriendo la posibilidad de un gobierno realmente civil con un gabinete de profesionales conformado durante la campaña, y un cabildo colegiado con regidores electos primariamente por distrito, y donde los Partidos solo tendrían derecho a un solo representante edilicio.

Igual, pero proporcionalmente, para la conformación del gobierno estatal, donde no haría falta ninguna modificación constitucional, sino un acuerdo de la sociedad civil con representantes auténticos, con rendición de cuentas, declaración de bienes, no antecedentes antisociales ni penales, modo de vivir comprobadamente honesto, y sin origen Partidista.

Para como están y van las cosas: ¡O se canaliza la inconformidad social en nuevos cauces electorales inmediatos y prácticos!, o el sistema tradicional electorero seguirá “haciendo agua”, y el importamadrismo y la abstención electoral se ahondarán, irremediablemente.

Ciudadanos: ¡Ustedes tiene la palabra, y la acción consecuente!
 
¡Juárez por y para los Juarenses!  ¡Chihuahua por y para los Chihuahuenses!
 
Roberto Campos Roca
4 de Marzo de 2010

 

El Clima