En el último debate presidencial, Meade, Anaya y AMLO se raspan con acusaciones de corrupción PDF Imprimir E-mail
Noticias - El País
Escrito por Redacción   
Martes, 12 de Junio de 2018 21:32

 

Ricardo Anaya estuvo más que duro contra Enrique Peña Nieto. Prometió meterlo a prisión. Y cuestionó un supuesto pacto de AMLO con el Presidente; Entre alertas y exhortos los candidatos llaman al voto.

 

El izquierdista respondió: “No, no he visto a Peña en seis años”. Y luego le dijo: “Lo mío no es la venganza: ni a ti te meteré a la cárcel”. Fue una noche en donde la corrupción no era el tema y fue el gran tema, el central.

 

Mérida, Yucatán, (SinEmbargo).– Fue el último debate entre los aspirantes a la Presidencia de la República. Y no fue diferente a los dos anteriores, organizados por el Instituto Nacional Electoral (INE), que estuvieron cargados de rudeza entre los cuatro contendientes. Se dieron con todo, sobre todo Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya Cortés y José Antonio Meade. Y resultó curioso que Jaime Rodríguez Calderón, quien se vende como un “bronco”, fuera el conciliador.

 

Los tres principales candidatos se rasparon con acusaciones de corrupción. De hecho, fue el gran tema del debate.

 

A López Obrador se le reclamó que su próximo Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, estuviera ligado a Odebrecht. A Meade Kuribreña, su paso por secretarías que arrastran escándalos puntuales: el mismo de Odebrecht, el de la “Estafa Maestra”. Y a Anaya Cortés, su mencionado escándalo de presunta corrupción y lavado de dinero.

 

Ricardo Anaya estuvo más que duro contra el Presidente Enrique Peña Nieto. Prometió meterlo a prisión. Y cuestionó un supuesto pacto de AMLO con Peña. El izquierdista respondió. “No, no he visto a Peña en seis años”. Y luego le dijo: “Lo mío no es la venganza: ni a ti te meteré a la cárcel”.

 

Previo a encontrarse esta noche, Ricardo Anaya y José Antonio Meade se llamaron corruptos, cínicos, ladrones. Andrés Manuel López Obrador también estuvo rudo, aunque más conciliador. Y este tercer encuentro ha sido una continuación de todo eso. Los temas son cruciales: crecimiento económico, pobreza y desigualdad; educación, ciencia y tecnología; salud, y desarrollo sustentable y cambio climático.

 

El tercer debate celebrado en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán ha sido moderado por los periodistas Gabriela Warkentin, Leonardo Curzio y Carlos Puig. Ellos pusieron sobre la mesa las preguntas propuestas por ciudadanos.

 

El debate en el primero tramo; un buen agarrón entre Meade, Anaya y AMLO

 

Al iniciar su participación en el Tercer Debate Presidencial 2018, que tiene como tema central Economía y Desarrollo, Ricardo Anaya Cortés respondió sobre el subtema Crecimiento Económico y de dónde sacará el dinero para cumplir sus promesas de campaña. Anaya expuso que primero revisará el gasto, pues el Gobierno gasta muy mal. No es el momento para aumentar impuestos, planteó. En lo que nos vamos a concentrar, dijo, es en el salario de las personas para que las personas vivan dignamente. Para eso, añadió, hay que duplicar el salario mínimo.

 

En respuesta a Carlos Puig sobre cómo logrará dar más salarios, el candidato Anaya planteó que el detonador será el crecimiento económico y el inversión pública. Quien hoy gana 10 mil pesos, explicó, cuando llegue a la Presidencia ganará 10 mil 800.

 

Luego, afirmó que ha sido víctima de un ataque del Gobierno por decir que el Presidente Enrique Peña Nieto es un corrupto, y por eso es blanco de descrédito. Pero se le acabó el tiempo.

 

Andrés Manuel López Obrador habló sobre cómo lograr crecimiento económico sin el TLCAN. Lo principal, explicó, es acabar con la corrupción, pues se pierden 500 mil millones de pesos al año. Lo otro, agregó, es cortar el copete de los privilegios, porque los funcionarios públicos se dan la gran vida y ganan hasta 600 mil pesos mensuales.

 

Además, dijo, se va a impulsar la economía interna y se puede retomar el crecimiento de sectores como el campo. Va, planteó, a tratar de que se mantenga el TLCAN, pero lo importante es fortalecer el mercado interno.

 

Entre alertas y exhortos los candidatos llaman al voto; en los momentos finales no podían faltar las descalificaciones.

 

Los candidatos remataron el último debate con un llamado al voto, cada uno a su estilo. Andrés Manuel López Obrador exhortó: “No tengamos miedo.

 

Construyamos una auténtica democracia y con mucho entusiasmo gritemos el primero de julio ‘¡viva México!’”


José Antonio Meade pidió un voto de confianza “para trabajar en equipo con sus familias, garantizar el futuro de sus hijos… Conmigo a ti te va a ir muy bien”. A su vez, Ricardo Anaya dijo que no se trata de votar por lo que nos divide, sino por lo que nos une.


A 19 días de la elección, desde el Gran Museo del Mundo Maya, los candidatos contaron con un minuto para hacer una convocatoria final a los electores.


López Obrador pidió el voto para sacar a México “del atolladero en el que lo han metido los políticos corruptos, sobre todo los de la ‘mafia del poder’, los del Prian”. Resaltó que su movimiento hará historia en los próximos comicios, con lo que logrará la cuarta transformación en el país.


José Antonio Meade llamó a reflexionar el voto, y afirmó que con su triunfo, México va a crecer, vamos a terminar con la pobreza de los niños, le vamos a dar mejores oportunidades a las mujeres, se va a generar mejor empleo.


A su vez, Ricardo Anaya resaltó que más de la mitad del país ya no quiere saber del PRI y la gran mayoría tampoco quiere saber nada de López Obrador. Convocó a transformar el enojo en esperanza, y la esperanza en felicidad.


Jaime Rodríguez Calderón dijo que si las encuestas señalan que 39 por ciento de los mexicanos cree que Andrés Manuel va a ganar, pues de una vez vamos a ponerle la banda presidencial ahorita y nos ahorramos la elección.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua