Aunque Usted no lo crea: Usted, Yo, Nosotros somos culpables de la pederastia PDF Imprimir E-mail
Opinión - Jaime García Chávez
Escrito por Jaime García Chávez   
Sábado, 17 de Abril de 2010 09:44

 

René Rodríguez clérigo católico, secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano, dijo: “los problemas de pederastia se deben a varios factores, la sociedad ha tendido a ser muy liberal en ética
sexual y se ha promovido la no prohibición… la tolerancia a todo desorden; ahora vemos las consecuencias”. Esta falaz afirmación surgió en la 89 asamblea plenaria del organismo confesional señalado y no pretendo polemizar con la misma ya que no es fácil argumentar en contra del mentiroso, de igual manera que es imposible hacerlo con el cínico.

 

 

Esta es una vieja historia que en el pasado tocó otras esferas y ahora tiene como materia los abusos sexuales que se hacen públicos en varias partes del mundo. Vieja en el sentido de que la falacia de que se
valen los prelados para esquivar su responsabilidad es justamente la mentira que se describe así: la Iglesia Católica, Apostólica y Romana jamás se equivoca y si alguna maldad hay en el mundo está afuera de esa institución que se precia de ser el cuerpo de Cristo.

 

En este marco todos los que hemos luchado por las libertades, por una sociedad laica y secular, respetuosa de todos credos, somos los culpables de que Marcial Maciel y todos sus émulos se hayan ocupado de destruirle la vida a infantes que fueron puestos en sus manos para perpetuar la obra de Dios sobre la tierra. Pongamos un ejemplo: porque hay feministas, católicas por el derecho a decidir, organizaciones que pugnan por la libertad y la salud reproductiva, luchadores a favor de la no discriminación sexual es que hay débiles como Marcial Maciel que se dejan guiar por sus mensajes y fulminan infantes. Todo por qué, porque la iglesia no se equivoca y los errores son del tiempo y nada
más. La mentira pronunciada por  vicarios de la divinidad trata de ocultar el sol con un dedo.
 
Frente a una circunstancia como esta cuadra bien recordar los aportes de la Ilustración, la existencia del “error interesado” del que habla el pensador Helvétius. En esencia el secretario René Rodríguez  sabe
que está en un error y de todas maneras defiende a una iglesia podrida. Por interés claro está. Con esos errores, como ha dicho Isaiah Berlin, se capacita a los astutos y a los poderosos para dominar y explotar a los estúpidos, ignorantes y débiles, y a través de la historia quienes actúan así han sido responsables de vicios, locuras y miserias de la humanidad. Cito de memoria. Creen estos clérigos que “lo necio del mundo lo escogió Dios para confundir a los sabios”, como se dice en algún libro del Nuevo Testamento.

 

Son pamplinas. A los pederastas los debe alcanzar el brazo secular de la justicia del Estado y castigarlos por los delitos cometidos. Dejemos a la iglesia que les perdone sus pecados como acostumbra y no olvidemos que en la voz de un teólogo independiente hoy la iglesia de Ratzinger pasa por una crisis como la que se inició con Lutero.

 

Entonces era la venta de indulgencias y muchas más cosas en las raíces de la cristiandad que emergía de la edad media; hoy es la pederastia y muchas más cosas que están en la raíz de la insatisfacción de los cristianos que ya no creen a pie juntillas lo que les dicen los truhanes de la jerarquía clerical que expenden hostias con el tamaño de ruedas de molino, como lo hace René Rodríguez para cubrirles las
espaldas a quienes están un poco más arriba que él, como Norberto Rivera y el papa alemán mismo.

 

Por lo pronto ya hasta creyente quisiera ser para implorar la resurrección de Voltaire o cuando menos alguien que con sus ironías ponga a estos cínicos en su lugar.

 

El Clima