Jaime García Chávez. La libertad de expresión: un viraje necesario PDF Imprimir E-mail
Opinión - Jaime García Chávez
Sábado, 28 de Agosto de 2010 07:22

 

 

 

I

Del 9 al 24 de agosto recorrieron buena parte del país los doctores  Catalina Botero Marino y Frank La  Rue, relatores en materia de libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y de la Naciones Unidas,  respectivamente. Hace unos días dieron a conocer al país sus observaciones preliminares, producto de  su visita oficial conjunta. Más adelante se rendirá un informe concluyente y sin duda una radiografía sobre lo que acontece en el país en materia de medios, libertad de expresión, derecho a la información, entre otras materias. Chihuahua estuvo dentro de los estados que contaron con la visita oficial, al igual que Guerrero, Sinaloa y el Estado de México. La última parte del informe previo no  deja lugar a dudas: “La situación apremiante por la que atraviesa la libertad de expresión en México precisa de acciones efectivas e inmediatas como las aquí señaladas,” se afirma categóricamente.   

 

II

Conviene reproducir,  así sea parcialmente, parte del diagnostico y las recomendaciones, por tratarse de un asunto de la mayor importancia por involucrar la información que  la sociedad requiere para valorar los problemas que padece. Veamos:

 

Las Relatorías consideran que la libertad de expresión en México enfrenta graves obstáculos, principalmente por los actos de violencia e intimidación que sufren las y los periodistas en el país. Según la información recibida, en los últimos diez años 64 periodistas han sido asesinados y 11 han sido desaparecidos, ubicando a México como el país más peligroso para el ejercicio del periodismo en las Américas. Las Relatorías pudieron constatar que en los últimos años la mayor parte de los asesinatos, desapariciones y secuestros de periodistas se concentran en entidades federativas que cuentan con fuerte presencia del crimen organizado, incluyendo, entre otros, a los Estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Sinaloa y Tamaulipas. En algunos de dichos Estados hay comunidades totalmente silenciadas por el efecto paralizante que genera el clima de violencia e impunidad.

 

Por lo anterior, las Relatorías recomiendan particularmente:

 

Fortalecer a la Fiscalía Especial para la Atención a Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión de la Procuraduría General de la República y a los órganos locales de procuración y administración de justicia. Especialmente, se recomienda adoptar las reformas necesarias para permitir el ejercicio de la jurisdicción federal sobre los delitos contra la libertad de expresión.

  

Dotar a la Fiscalía Especial y a las procuradurías locales de mayor autonomía y mayores recursos, así como adoptar protocolos especiales de investigación para crímenes cometidos contra periodistas en virtud de los cuales la hipótesis según la cual el crimen habría sido cometido con motivo de su actividad profesional sea necesariamente agotada. 

 

Establecer un mecanismo nacional de protección a periodistas. Dicho mecanismo debe ser implementado a través de un comité oficial e interinstitucional de alto nivel; ser liderado por una autoridad federal; contar con capacidad de coordinación entre las diversas autoridades y órdenes de gobierno; tener recursos propios y suficientes; y garantizar la participación de periodistas y organizaciones de la sociedad civil en su diseño, funcionamiento y evaluación.

 

Capacitar en materia de libertad de expresión a las fuerzas de seguridad.

 

Garantizar que las y los periodistas no sean sometidos a acoso judicial u otro tipo de hostigamiento jurídico como represalia por su trabajo, estableciendo estándares diferenciados para evaluar la responsabilidad civil ulterior e incluyendo el estándar de la real malicia y la estricta proporcionalidad y razonabilidad de las sanciones ulteriores.

 

III

El sector ligado a los medios de comunicación ha de difundir  estos informes ya que contienen una visión imparcial de nuestra realidad, que contribuye a fortalecer una buena opinión pública.

 

El Clima