En México no hay ningún lugar seguro para los periodistas: CPJ PDF Imprimir E-mail
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Martes, 08 de Septiembre de 2015 05:35

Promueven la iniciativa #NoNosCallarán a través de redes sociales y desplegados.

 

Ciudad de México.– Con un periodista agredido cada 26.7 horas, según la organización internacional Artículo 19, para nadie es secreto que México se ha convertido en uno de los países más peligrosos para ejercer esta labor.

 

El problema va más allá de ejercer una profesión: la censura y ataques se han extendido hacia defensores y defensores de derechos humanos.

 

Para Carlos Lauría, coordinador senior del programa de las Américas del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), lo que sucede en México es un problema de democracia en el que el miedo impide a los ciudadanos participar en un debate al que constitucionalmente tienen derecho.

 

Esta situación pone al Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en deuda no sólo con los periodistas y la ciudadanía sino también con los organismos internacionales con los que México ha firmado tratados para respetar la libertad de expresión y los derechos humanos.

 

El 31 de agosto pasado, junto con otras organizaciones, el CPJ promovió la iniciativa #NoNosCallarán a través de redes sociales y desplegados en medios impresos, para poner fin a la impunidad en México.

 

 

En México no existe un lugar donde los periodistas puedan actuar con garantías. El asesinato del fotoperiodista Rubén Espinosa Becerril, una activista y otras tres mujeres en la capital del país, hace apenas un mes, es sólo un ejemplo del incumplimiento del Estado para proporcionar a comunicadores y ciudadanos el derecho constitucional a la información y la libertad de expresión, consideró Carlos Lauria, coordinador senior del programa de las Américas del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

 

En entrevista con SinEmbargo, el representante del CPJ añadió que esta situación de inseguridad para el ejercicio del libre periodismo en México terminará cuando desde las esferas más altas del gobierno se envíe la señal de que deben respetarse tanto el acceso a la información como los derechos humanos, pero también, cuando exista castigo a los verdaderos culpables, ya que la impunidad es el principal abono para las agresiones.

 

Este clima de “temor” e “intimidación” afecta a toda la sociedad mexicana porque solo conduce al miedo a expresar cualquier tipo de opinión, limita al ciudadano a ejercer plenamente sus derechos, lo que representa un desafío para los encargados de formar políticas públicas, que muchas veces se enteran por los informes de la prensa de lo que sucede.

 

Es una problema de democracia más que de periodistas”, afirmó.

 

Lo lamentable, a juicio de Lauria, es que este no es el único caso a nivel regional, sino que México es un ejemplo que está marcando el rumbo de las libertades civiles en América Latina, donde en naciones como Brasil, Ecuador, El Salvador, Honduras y Venezuela, entre otros.

 

México está marcando el rumbo en el continente, se ha convertido en uno de los países mas peligrosos para ejercer la libertad de prensa a nivel global”. (Juliana Fregoso, sinembargo)

 

El Clima