Con un pie fuera, el procurador general Jeff Sessions, nombrado por Trump PDF Imprimir E-mail
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Viernes, 03 de Marzo de 2017 05:05

Escándalo tras revelaciones del Washington Post sobre reuniones de Sessions con funcionarios rusos.

Nueva York.- Los rusos han invadido Estados Unidos de nuevo. El gobierno de Donald Trump se encontró una vez más en crisis al revelarse que el procurador general Jeff Sessions se había reunido en dos ocasiones con el embajador ruso en Estados Unidos durante la campaña electoral presidencial y después ocultó el hecho durante sus audiencias de ratificación ante el Senado en enero, cometiendo potencialmente el acto criminal de perjurio y provocando llamados a que renuncie.

En un intento por controlar los daños, Sessions fue obligado este jueves a anunciar que se separará de toda investigación relacionada con la interferencia del gobierno ruso en las elecciones presidenciales estadunidenses.

En las últimas 24 horas el liderazgo demócrata ha llamado a su renuncia o destitución, mientras algunos de sus colegas republicanos presionaron por su recusación de las investigaciones en curso sobre la supuesta intervención rusa en el proceso electoral estadunidense.

Poco antes del anuncio de Sessions, el presidente Trump declaró tener plena confianza en su procurador general y dijo que no pensaba que tenía que retirarse de las investigaciones. A la vez, dijo que no estaba enterado para nada de que Sessions hubiese hablado con el embajador ruso el año pasado.

El asunto del involucramiento del gobierno ruso en la elección presidencial ha sido una sombra persistente sobre Trump desde el verano pasado, y existen por lo menos tres investigaciones separadas en curso sobre el tema; una de la FBI (agencia que depende del Departamento de Justicia que encabeza Sessions), y las otras dos por los comités de inteligencia de ambas cámaras del Congreso.

El Wall Street Journal reporta que hay otras indagatorias encabezadas por la FBI, la CIA, la Agencia de Seguridad Nacional y el Departamento del Tesoro sobre los contactos de Sessions con los rusos en 2016, en su papel de asesor de política exterior del entonces candidato Trump.

Como siempre es el caso en Washington, las crisis políticas suelen ser resultado no de algún acto indebido o controvertido, sino de esfuerzos por encubrirlo.

El Washington Post reveló el miércoles que Sessions se había reunido con el embajador ruso Sergey Kislyak en el verano, y por segunda ocasión en septiembre de 2016, cuando ya se sabía que agencias de inteligencia estadunidense estaban investigando la posible interferencia rusa en el proceso electoral.

Sessions declaró el miércoles sobre las revelaciones del Post: yo nunca me reuní con ningún funcionario ruso para discutir temas de las campaña. Es falso. Este jueves reafirmó que no se había reunido con rusos en ningún momento para discutir cualquier campaña política, y esas afirmaciones son increíbles y falsas...

El 10 de enero de este año, en una sesión para su ratificación en el Senado, a Sessions le preguntaron qué haría ante pruebas de que la campaña de Trump había tenido comunicaciones con el gobierno ruso. No estoy enterado de ninguna de esas actividades. Me han llamado suplente de esa campaña en una u otra ocasión y yo no tuve comunicaciones con los rusos, respondió.

Una semana después, en respuesta a una pregunta por escrito del veterano senador demócrata Patrick Leahy sobre si había estado en contacto con cualquier parte del gobierno ruso con quien hubiera abordado la elección de 2016, antes o después del día de las elecciones, Sessions respondió no.

Al anunciar este jueves su separación de esas investigaciones, insistió en que sus declaraciones al Senado en enero fueron honestas y correctas hasta donde yo entendía en ese momento, pero reconoció que tal vez debería haber dicho que me reuní con un funcionario ruso un par de veces.

Una vocera de Sessions declaró el miércoles al Post que no hubo absolutamente nada engañoso en su respuesta ante el Congreso, y que las reuniones con el embajador ruso estaban relacionadas con su trabajo como senador integrante del Comité de Fuerzas Armadas y no con su papel dentro de la campaña de Trump.

Jeff Sessions, procurador general de Estados Unidos, ayer al anunciar en rueda de prensa que se apartará de toda investigación relacionada con la presunta interferencia del gobierno ruso en las pasadas elecciones presidencialesFoto Afp

Con lo revelado por el Post, Sessions ahora se encuentra no sólo en apuros políticos, sino potencialmente penales. Vale recordar que el mes pasado el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Michael Flynn, fue despedido por Trump de su nuevo puesto por mentir sobre sus contactos con el mismo embajador ruso.

Por el bien del país, que renuncie: líder demócrata

Chuck Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, declaró que por el bien del país el procurador general Sessions debería renunciar. Su colega, la líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, fue la primera en exigir su renuncia el miércoles.

La Casa Blanca declaró este jueves –a través de un alto funcionario que pidió el anonimato– que todo esto es sólo el ataque más reciente de demócratas contra el gobierno de Trump y reiteró la justificación oficial de que Sessions se vio con el embajador en su calidad de senador, y no como representante de la campaña presidencial.

Poco después, Sean Spicer, portavoz de la Casa Blanca, afirmó que Sessions estaba cumpliendo con su trabajo de senador y que su respuesta ante el Senado había sido ciento por ciento recta, y acusó a los demócratas de promover una narrativa falsa con propósitos políticos.

Pero seguramente alarmó a la Casa Blanca que un coro creciente de legisladores republicanos, entre ellos el influyente senador Rob Portman, el jefe del Comité de Supervisión Gubernamental de la Cámara de Representantes, Jason Chaffetz, y su colega Darrell Issa, entre otros, solicitaran la recusación de Sessions sobre las investigaciones en curso.

Algunos expertos legales creen que Sessions comentió perjurio y recordaron que es un delito y puede llevar una condena hasta de cinco años. Engañar al Senado en declaraciones bajo juramento sobre los contactos de uno con los rusos es una buena manera de acabar en la cárcel, escribió en Twitter Richard Pianter, abogado encargado de normas éticas de la Casa Blanca durante el gobierno de George W. Bush.

En el transcurso del día, algunos activistas anti Trump en las afueras del Departamento de Justicia coreaban: encarcélenlo, revirando una de las consignas de la campaña de Trump que se escuchaba en todos sus actos cada vez que mencionaba a Hillary Clinton.

Dan Rather, veterano periodista y ex conductor del noticiero nacional de CBS News, dijo en su cuenta de Facebook, que de vez en cuando en Washington se prende la mecha de lo que parece ser un gran escándalo. Mucho menos frecuentemente esa mecha lleva a una explosión de la magnitud que estamos viendo con Rusia y el nuevo gobierno (de Trump).

Pero algunos progresistas alertan que se requiere cautela ante la histeria sobre los rusos. El reconocido experto académico sobre Rusia Stephen Cohen argumenta que “el centro de alegatos contra Trump es que Putin ordenó el hackeo del Comité Nacional Demócrata y la difusión de los correos electrónicos robados a través de Wikileaks para minar la campaña de Clinton y poner a Trump en la Casa Blanca”. Está basado, hasta ahora, en un informe desclasificado de la comunidad de inteligencia en el cual casi nada es convincente, ya que no hay pruebas sobre una operación del Kremlin a favor de Trump, señaló.

Más figuras destacadas

El ex gobernador de Texas Rick Perry, quien como precandidato presidencial republicano en 2012 propuso eliminar el Departamento de Energía, fue ratificado este jueves por el Senado como secretario de esa misma dependencia con su nuevo jefe Trump, a quien hace un par de años había caracterizado como un cáncer sobre el conservadurismo.

El neurocirujano Ben Carson también fue ratificado como secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, a pesar de que su única experiencia para el puesto es que ha vivido en casas. (David Brooks, La Jornada)

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua