Javier Corral camina en el mismo sendero que César Duarte; autoritarismo y anarquía es lo que los une PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Ernesto Avilés Mercado   
Domingo, 12 de Marzo de 2017 12:11

Ernesto Avilés Mercado.

Hablando y Escribiendo.

El que a Hierro mata, a hierro muere, eso podría decirse del que fuera comisionado presidente del Instituto Chihuahuense de Transparencia y Acceso a la Información Pública Rodolfo Leyva Martínez, con apenas unos días en el cargo, vio cumplidas las amenazas recibidas por parte del Gobernador Javier Corral, al no aceptar la orden de que Ricardo Gándara, fuera nombrado como el secretario técnico del Instituto.

Pero además, la forma en la que Rodolfo Leyva Martínez, llevara cabo el despido de los empleados, pasando por encima de sus derechos laborales, como quedó de manifiesto con la carta que hiciera pública Alejandra Villa Barriga, a quien pretendían despedirla sin su finiquito a que tiene derecho, además de que no le reconocieran el ahorro que había mantenido durante su estancia laboral en el instituto, fue el gran pretexto que les dio a sus compañeros para que aceptaran la propuesta de Jáuregui, el secretario de Gobierno.

Así como en los matrimonios, los consortes llegan a parecerse tanto que son predecibles en sus decisiones, Javier Corral está utilizando las mismas técnicas que conociera de Cesar Duarte, quien estableciera la máxima de que el poder era para Poder, es lo que le está pasando al gobernador Javier Corral, quien busca integrar en toda la estructura gubernamental, incluyendo organismos autónomos, como el ICHITAIP, a personajes que le puedan representar una lealtad incondicional, necesaria para operar sin ningún tipo de problema, la delicada función de poner en paredes de cristal, la actividad gubernamental.

Al margen del recurso que sin duda presentara Rodolfo Leyva Martínez, la imagen que se refleja de lo que pasa en el Instituto, da una idea muy clara de que los consejeros restantes, están más cómodos como marionetas de Palacio, que como verdaderos salvaguardas del derecho a la información pública y transparencia.

La necesidad de recursos económicos para alcanzar a pagar los salarios de los altos funcionarios, así como para iniciar con las actividades propias de un gobierno a casi 6 meses de parálisis y estancamiento total, están obligando a la presente administración estatal, a meter la mano a la bolsa de los contribuyentes, mediante la forma más cómoda y sencilla, como es elevar los costos de los servicios que presta, sin importar el deterioro de la calidad de vida de la gran mayoría de las familias, que trabajan a jornadas extenuantes, solamente para alcanzar a pagar los deficientes servicios, como el suministro del agua potable en sus hogares, que recientemente fueron elevadas en más de un 500%.

Ojalá y que Javier Corral pueda entender que un Gobierno para todos implica un razonamiento plural, donde por igual podamos convivir quienes pensamos diferente, sobre la base de lo que nos debe unir y no separar; que el nuevo Amanecer representa una nueva esperanza con perspectivas de cambio y mejoramiento y no de las mismas prácticas, con diferencia solamente de quien los lleva a cabo; parafraseando a Juan Gabriel, podemos concluir que Javier Corral se parece tanto a Cesar Duarte, que ya no puede engañarnos.

EL ERROR DEL FISCAL CESAR AUGUSTO PENICHE CREER QUE ESTABA TODAVIA EN LA PGR

Los delegados de la Procuraduría en las entidades federativas, mayormente en las fronteras, cuentan con un nivel de ingresos tan importante, que muchas de las veces se olvidan de cobrar sus salarios; en el caso del Fiscal Peniche, su principal error fue pensar que contaría con la cartera abierta del gobernador y por eso los operativos que ha ordenado han fracasado rotundamente, por la falta de recursos para llevarlos a cabo.

Los agentes del Ministerio Público Federal, cuentan con un ingreso decoroso, además de recibir apoyos de capacitación regularmente que los lleva a distintas partes del país con viáticos y buen trato; nada que ver con los locales, que ganan mucho menos que los defensores públicos y tienen que trabajar hasta los sábados.

A un policía Federal lo mismo le da que lo manden a Torreón que a Michoacán, a Juárez que a Chiapas, pero a un policía de Juárez llevarlo a Delicias, representa el no saber qué hacer porque a nadie conoce y resulta un fracaso operativamente hablando.

A Peniche no le han pedido su renuncia porque el sacarlo en este momento, evidenciaría un fracaso de Javier Corral en materia de seguridad pública; solo que con la interminable lista de cadáveres que amanecen diariamente, para la percepción ciudadana, es claro que Peniche es sinónimo de Fracaso y que su permanencia y falta de confianza del gobernador, es producto de la cercanía que tenía con Cesar Duarte, porque trabajo a sus órdenes.

Por cierto, en la fiscalía zona centro zona centro, están trabajando en una propuesta de modificación jurídica, respecto de los requisitos que se establecen para otorgar la suspensión del proceso a prueba; los Ministerios públicos se quejan de que los jueces de control tienen un criterio muy amplio cuando se trata de liberar a los detenidos, evidenciando más fuertemente lo que le denominan como la puerta giratoria.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua