Guerra en el Estado de México PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Francisco Flores Legarda   
Sábado, 08 de Abril de 2017 07:21

Francico Flores Legarda.

El ego es un montón de recuerdos, un pasado que avanza tragándose a nuestro ser presente. Jodoroswsky

Nuestra legislación electoral, junto con las instituciones que de ella se desprenden, son un monumento a la desconfianza y un mal vehículo para transportarnos a la democracia, un territorio que parece inalcanzable. De nada vale meticulosidad en la preparación y cumplimiento de un proceso electoral. Todo un año para minar la certidumbre ciudadana. En el Estado de México, que no es la excepción, el proceso inició en la primera semana de septiembre de 2016. De noviembre a enero los partidos tienen su proceso de selección interna. De enero a marzo de 2016 se hacen las precampañas. En la última semana de marzo de solicita el registro de plataformas. El dos de abril se registran los candidatos a gobernador. Del 3 de abril al 31 de mayo se realizan las campañas. El 4 de junio son las elecciones. A más tardar será hasta el 16 de agosto que se tenga el cómputo final de la elección para gobernador. Y el 15 de septiembre, no más allá de esa fecha, se expide el bando solemne que declara al gobernador electo.

Los principales candidatos, los contendientes creíbles, han iniciado campaña. Para disgusto de los opinadores los protagonistas son populistas, de nada han servido las feroces críticas al populismo. Si es así, dónde se haya el pluralismo del cual se presume mucho. En las plataformas inscritas, es de suponer y nadie se va a tomar la molestia de escudriñarlas. La contienda se resume en la mediatización, la mala fe, en la lucha de los buenos en contra de los malos. Bien a bien es difícil distinguir los buenos de los malos pues se encuentran infectados, dicen, de populismo. Y luego el malestar de los opinadores porque los candidatos hacen propuestas irrealizables y sobre ellas, peor aún, generan esperanzas. Es de preguntarse ¿En qué parte del mundo los políticos no hacen promesas y no inspiran esperanzas? El problema no está ahí, la bronca comienza cuando tienen que gobernar y no hay medio ciudadano para reconducirlos según lo prometido, la ciudadanía queda a merced de los gobernantes y estos no se tientan el corazón si de cometer arbitrariedades se trata.

Dejemos a un lado la levedad del moralismo, también a las encuestas de intención del voto. Tras la disolución de las ideologías o lo que queda de ellas, en la emisión del voto el dinero manda. Quien tiene más recursos tiene mayores probabilidades de ganar, es el caso de Alfredo del Mazo. Con toda la lana legal y extralegal lleva las de ganar la coalición encabezada por el PRI; Del Partido Acción Nacional empezó mal, forzó la candidatura de Josefina Vázquez Mota. Ella no quería, le torcieron la mano y no hay modo para hacer una campaña que le resulte gustosa a la propia candidata panista. Ya se verá si para el mes de mayo se da un cambio de condiciones en auspicio de sus aspiraciones; En el caso de la candidata de MORENA, Delfina Gómez, estamos ante una candidatura planeada en la cabeza de López Obrador, que con deliberación o no, supo acomodar las piezas y la campaña va. En consideración a hipotética premisa de que el dinero hace ganadores, Delfina se encamina hacia una derrota segura. Pero, otra vez el manido supuesto, si la candidata morenista logra el convencimiento entre la mayoría de los votantes -pese a todos los obstáculos que le interpongan- puede hacer de la urna un medio para realizar una rebelión cívica, resultado del hartazgo y el descontento respecto a los actuales y eternos gobernantes.

La democracia está torcida, el ciudadano vota, pero no gobierna, por conformismo termina imponiéndose el autoritarismo sin adjetivos.

Salud y larga vida y luchar para vivir. @profresor_F

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua