AMLO, el inocente PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída Maria Holguín Baeza   
Martes, 25 de Abril de 2017 03:54

Aída María Holguín Baeza.

No son pocas las veces que Andrés Manuel López Obrador, el “eterno” candidato presidencial, ha sido protagonista de situaciones en las que se le ha vinculado con personajes de dudosa reputación.

En esta ocasión, se ha reavivado la supuesta -pero evidente- alianza político-electoral que AMLO tenía con el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa. Esto, luego de que el exmandatario fuera capturado.

Es necesario reconocer y aceptar que, en aquel entonces (2016), la falta de pruebas fehacientes provocó que, una vez más, se le concediera el beneficio de la duda; es decir, que la inocencia de AMLO fuera -hasta cierto punto- creíble.

El caso es que luego de la detención de Duarte, las acusaciones sobre la participación de “El Peje” en la red de corrupción de Javier Duarte han recobrado vigencia, pero ahora con más fuerza. Y es que según el actual gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes, hoy existen documentos (encontrados en una bodega de Duarte) que pueden demostrar el vínculo entre AMLO y el exgobernador.

Ante tales acusaciones, como era de esperarse, la estrategia de AMLO es la de mostrarse como víctima de un compló que tiene como fin "enlodar” a Morena. Sin embargo, a diferencia de otras ocasiones, actualmente el grado de la presunción de inocencia de López Obrador está acotado no solo en función de los documentos encontrados, sino también por otro hecho reciente.

Se trata de un video publicado por un periódico de circulación nacional (difundido rápidamente por otros medios y en redes sociales) en el que se observa y se escucha a Eva Cadena Sandoval, diputada -con licencia- del Congreso de Veracruz y ahora excandidata a la alcaldía de Las Choapas, recibiendo medio millón de pesos bajo la consigna de que se los entregara personalmente a López Obrador.

Aunque, a tan solo unas horas de haberse difundido el video, Eva Cadena aseguró que AMLO no tenía conocimiento “esta situación” (la entrega del dinero) y López Obrador afirme que la filtración del video es parte de la “guerra sucia” (un compló), AMLO cuenta con historial de hechos similares que, aunados a los hechos recientes, vuelven a poner en tela de juicio su inocencia.

A pesar de las dudas sobre su inocencia, es justo reconocer que López Obrador tiene algo de “inocente”: su “inocencia” lo ha llevado al grado de asegurar que “la Detención de Javier Duarte es para posicionar al PRI” (inocente pobre amigo, no sabe que al PRI ya no lo puede posicionar ni el mismísimo Plutarco Elías Calles).

Volviendo al tema de la alianza López- Duarte, AMLO ha negado nuevamente la relación pero hay un problema: su “otro yo” lo traicionó. Dicho en otras palabras, el subconsciente lo delató cuando vaticinó que Javier Duarte declarará en su contra diciendo que financió a Morena y a él mismo, pero que no hay nada de qué preocuparse -dijo a sus seguidores- porque esa declaración será falsa (bien lo dice el viejo y conocido adagio: Explicación no pedida, culpabilidad manifiesta).

En coincidencia con lo expresado hace un año por la politóloga y periodista Yuriria Sierra, queda claro que Andrés Manuel López Obrador es un Paladín de Duarte que “inocentemente” ha arrastrado hacia un gran dilema a quienes también lo defienden ciegamente (con el único argumento que conocen: el insulto y la agresión) a él.

Finalizo en esta ocasión con lo dicho alguna vez por el filósofo, periodista y escritor francés, ganador del Premio Nobel de Literatura, Albert Camus: “Inocente es quien no necesita explicarse”.

Aída María Holguín Baeza

Correo electrónico:  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima