En un año más de 25 MMDP de crédito con Corral. Estabamos mejor, cuando estabamos peor PDF Imprimir E-mail
Opinión - Ernesto Avilés Mercado
Escrito por Ernesto Salayandía García   
Sábado, 08 de Julio de 2017 15:22

Ernesto Aviléz Mercado.

Hablando y Escribiendo.

El anuncio que hicieran de manera conjunta el Gobernador Javier Corral y la alcaldesa María Eugenia Campos Galván, de meterle mano al problema del transporte urbano en la ciudad, es una noticia excelente, porque atiende a un reclamo social de las clases más desfavorecidas de la ciudad, y por ende las más vulnerables.

El transporte urbano, conocido como el Vive Bus, ofrece un buen servicio, sin embargo, no el que se requiere para la ciudad capital; el problema fue que nunca se tomaron en cuenta a los choferes y a los usuarios del transporte, únicamente a los concesionarios y a los sindicatos, cuando ellos solamente se encargan de explotar a los dos primeros y recibir los dividendos del trabajo del chofer y ofrecer la peor calidad a los usuarios.

Lo malo de este anuncio, es que se va a financiar con un préstamo de BANOBRAS por 5 mil millones de pesos y no se ha dicho que ingresos se van a comprometer, porque de las participaciones que se reciben por parte de la federación, arriba del 95% están comprometidos para pago de intereses a los bancos por más de 20 años, pero además, falta por sumar los 20 MMDP que está solicitando el Ejecutivo al Congreso.

Una de las funciones más importantes del Gobierno de cualquier entidad, es la gestión de recursos ante las dependencias federales; Javier Corral lo único que ha obtenido en sus gestiones, es la incorporación de un jefe policiaco extraído de las filas de la fuerzas federales, que al igual que el gobernador, busca siempre los reflectores de noticias, antes de demostrar su efectividad.

No es el pedir limosnas o buscar integrarse entre los gobernantes favoritos del sistema, ni tampoco renunciar a una independencia o a la soberanía estatal; se trata de exigir lo que requiere el Estado para avanzar en su desarrollo, demandar con la fuerza política de legitimación democrática, el apoyo institucional de la federación para que el desarrollo de Chihuahua no se detenga.

A poco más de un año de haber alcanzado la gubernatura del Estado, Javier Corral no ha colocado un solo ladrillo en obra pública, pero si ha gastado fortunas en proyectar su imagen como un gobernante que busca a toda costa meter en prisión a todos los que saquearon el erario estatal, adecuando el sistema judicial a su antojo, pero no afectando en lo más mínimo el capital desviado; es decir, conduce a la cárcel a los presuntos responsables, pero les respeta lo robado.

La ciudadanía espera que esta postura beligerante del mandatario, de buscar aplicar la ley a quienes la han violado, no se quede en la detención oficiosa de los acusados y que eventualmente puedan alcanzar su libertad después de un tiempo de reclusión, para después disfrutar de todo cuanto se obtuvo de manera ilícita, porque eso no sería justicia y si una actitud de venganza sin razón.

Durante la administración de Cesar Duarte, los equilibrios políticos se perdieron, porque el PAN, como principal fuerza opositora, se vendió por algunas magistraturas; hoy, con Javier Corral, el PRI como principal fuerza opositora, prácticamente ha desaparecido por la amenaza de hacer efectivas órdenes de aprehensión en contra de sus dirigentes.

Ante esta realidad, la política que ejerce el Gobierno del Estado es absoluta, de corte fascista y totalitario, porque no existe contrapeso que lo detenga y se llega al absurdo de proponer iniciativas de ley penal con sanciones de más de 100 años de prisión, cuando es totalmente inconstitucional ( Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla )

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua