Ignorancia gobernando y Leyva de nuevo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Pablo Bernach   
Domingo, 30 de Julio de 2017 12:49

Pablo Bernach.

Expectativas

Este martes cayó en mis manos copia de un borrador elaborado por la Comisión de Presupuesto del Congreso del Estado, donde se transcribe la solicitud de Javier Corral para renegociar los 22 mil millones y un proyecto de decreto. Documento tapizado con términos técnicos como sindicación, coberturas, derivados, etc., que para comprenderlos exigen largas explicaciones de expertos financieros, donde Arturo Fuentes buscaba que el congreso le autorizara renegociar sin detallar parte de los términos y condiciones y que el gobierno estatal pudiera hacerlo en el futuro, sin tener que solicitar otro decreto.

Lo cual no permite la Ley de Deuda Pública Estatal como mencionamos en el artículo de la semana pasada, señalando la ignorancia de los diputados que se oponen. El artículo 17 de la ley autoriza al Ejecutivo del Estado reestructurar los créditos contraídos por el Gobierno del Estado sujetándose a los montos y plazos fijados por el congreso en el decreto respectivo.

O sea que el gobierno estatal primero debería contar o contratar especialistas para analizar los créditos existentes y las condiciones de los mercados financieros, después acercarse a bancos e intermediarios para negociar y armar un memorando de entendimiento y por último formular una solicitud detallada al congreso del estado y no al revés, por lo que supongo que no tienen la información detallada.

En el borrador se solicita al Congreso afectar hasta el 78.5 % de las participaciones federales para garantizar el nuevo o los nuevos créditos para cubrir los anteriores y empezar a pagar menores intereses, pero este viernes Arturo Fuentes mencionó en el congreso que ahora sólo buscarán afectar el 50%. Una disparidad brutal de escándalo entre las dos cifras, con miles de millones en juego. Pobre Javier Corral intentando renegociar miles de millones con opositores obtusos e incapaces y azules que no se quedan atrás.

El sábado pasado escribiendo sobre el sainete que se trae Rodolfo Leyva contra Javier Corral por la designación del jesuita Pato Avila en la Comisión de Víctimas, su hermano Alejandro defendiéndolo me envió un “Whats” porque en el artículo dije que ojalá no fuera para, “intentar negociar en lo oscurito las denuncias por acoso que tiene Leyva en el Instituto de la Mujer”.

Parte del diálogo: Alejandro; “Checa bien. Nunca se mencionó en los medios la palabra acoso” y me preguntó días después; “¿Cómo vas con tus pesquisas?” y le contesté; “las corridas no fueron 3 sino 10 de ambos sexos?, contestando Alejandro; “Así es. Ninguna de esas personas fueron acosadas”.

El lunes 2 de enero de este año 2017 Rodolfo Leyva tomó posesión como presidente del ICHITAIP prometiendo, “que respetaría la situación laboral de cada trabajador del organismo”. Pero el viernes de la misma semana les exigió su renuncia y corrió a 10 colaboradores, sin consultar al consejo general del organismo.

El área del Instituto de la Mujer que atendió a las féminas despedidas fue la “Unidad de Atención de Hostigamiento y Violencia Laboral”. Ahora bien, los medios de comunicación se centraron en la tragedia laboral de las mujeres despedidas 3 y olvido a los 7 restantes.

Por lo cual, si no estamos ante un caso “acoso laboral”, estamos ante uno de “linchamiento laboral”. Porque, ¿cómo describir con objetividad? que un presidente recién llegado evalúe con seriedad y equidad en tan sólo 4 días a 10 colaboradores, algunos con diez años de antigüedad y los despida sin más.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua