Inicia efervescencia electoral y declaraciones del Gobernador Javier Corral PDF Imprimir E-mail
Opinión - Devenir
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 10 de Septiembre de 2017 16:31

Isaías Orozco Gómez.

En un ambiente totalmente controvertido para el régimen del Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos (EUM), Enrique Peña Nieto, por fin se inicia la efervescencia en el ámbito estatal y nacional –quizá también internacional– en torno al proceso electoral federal 2017-2018, cuya votación se realizará el próximo primer domingo de julio (por última vez en ese mes) del ya muy cercano 2018.

En tal proceso ciudadano, que esperemos sea realmente político-cívico-electoral y auténticamente democrático, en la instancia federal, se elegirán 629 cargos públicos: el presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados integrantes del Congreso de la Unión, considerados también como “representantes populares”; y por lo que hace a nuestra entidad federativa, se emitirá el voto a favor de 33 diputados (locales), 67 alcaldes o presidentes municipales y 67 síndicos.

Con respecto al proceso electoral federal, iniciado formalmente el viernes 8 del mes en curso, del 14 de diciembre (2017) hasta el 11 de febrero (2018), se establecerá como fase de precampaña; y del 30 de marzo al 27 de junio del próximo año, se llevarán a cabo las campañas constitucionales. En el acto de arranque del citado y crucial proceso, efectuado en la ciudad de México, Lorenzo Córdova, presidente del Consejo general del Instituto Nacional Electoral (INE), dijo confiar en que autoridades electorales  a nivel nacional y locales, cumplirán con su encomienda constitucional.

Afirmando que: “este proceso electoral es una oportunidad para reivindicar la importancia de la vida democrática, para ratificar como en cada elección desde 1990, la IMPARCIALIDAD de las autoridades electorales y para que el escrutinio social EXHIBAN a quienes APLICAN la LEY y a quienes PRETENDAN EVADIRLA… En ese mismo acto se signó el convenio con el Instituto Estatal Electoral de Chihuahua y con los otros organismos electorales locales. [Haciendo el siguiente exhorto] Nos debemos sumar a una enorme convocatoria que hoy comienza, orientada a construir una gran alianza para la TRANSPARENCIA y la LEGALIDAD de los PROCESOS ELECTORALES, y para que el escrutinio social EXHIBA A QUIENES APLICAN Y A QUIENES Y A QUIENES PRETENDAN EVADIRLA”. (Jaime Armendáriz, El Diario, sábado 9 de septiembre de 2017).

Ahora bien. En ese marco, y casi simultáneamente, Javier Corral Jurado, como Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, se echó un trompo a la uña, muy comprometedor, de mucha responsabilidad, al declarar ante los medios de información, que durante el precitado proceso electoral (palabras más, palabras menos) todos los miembros de su equipo de gobierno, podrán participar en la justa electoral, siempre y cuando no sea en horas de labores públicas-gubernamentales, y nada más que no hagan uso de los recursos públicos.

Así mismo, agregó que en su gobierno, más concretamente, en su gabinete, hay militantes de varios partidos políticos y de diferente ideología, por lo que se les respetará la decisión que tomen y asuman en cuanto a sus compromisos político-electorales. Lo que, resulta plausible, muy ponderable, pues, ni más ni menos, por esos y más planteamientos hechos durante sus campañas como aspirante al Congreso de la Unión; y, sobre todo, como candidato a ser el primer MANDATARIO del Estado, fue que la ciudadanía chihuahuense cruzó la boleta comicial a su favor, más que a su partido; y por estar en contra de la evidente y descarada corrupción cultivada y ordenada por el exgobernador César Horacio Duarte Jáquez.

El asunto estriba, en que el común de la gente, opina que esas promesas y más, las han venido haciendo en momentos electorales, los  priistas, los propios panistas, los perredistas y… Y ya cuando se hacen del poder público-gubernamental, no sólo se retractan en los hechos, de tales oportunistas pronunciamientos electoreros; sino que, no solamente exigen a los “funcionarios” que conforman su “equipo” o gabinete de trabajo, a hacer “talacha”, o la “obra negra” electorera, sino que, éstos, obligan a la vez, a toda la burocracia bajo su mando, a apoyar a los candidatos (as) del partido del gobernante en turno (PRI, PAN, PRD principalmente), repartiendo propaganda, haciendo pintas, asistiendo a los mítines… Y los más grave, descontándoles de sus de por sí raquíticos salarios, la respectiva cuota quincenal para “apoyo de las campañas”.

Por eso, ese trompo que  acaba de echarse a la uña, Javier Corral Jurado, no es enchílame otra, no es PAN comido. Menos, cuando acaban de aliarse PAN, PRD y MC, para llegar “juntos” a las elecciones de julio del 2018, esperanzados a que con esa alianza, le cierren el paso a AMLO y a MORENA, hacia Palacio Nacional. De veras, no caerán en la tentación de volver a la práctica antidemocrática, humillante e indignante, mencionada líneas arriba. Por ejemplo, en el cuerpo de “servidores públicos” del gobierno actual, se incluyó a una dama, que en cierta ocasión, siendo diputada local, cuando consideraban a los miembros del PRD, como sus principales “enemigos”, expresó: A esos del pe erre de, no solamente no debiera permitírseles tener ese partido, sino hasta acabar con ellos, pues son nocivos a México. ¡¿Se imagina, amable lector, con ese fascismo clásico, respetarán las buenas intenciones del Gobernador Javier Corral Jurado?!

En tal contexto, es menester establecer que la despolitización del ser humano, no es finalmente más aceptable y tolerable que la sobrepolitización totalitaria.

Que el hombre independiente, libre, igual, se define como el ser que tiene derechos, que no son sólo los individuales o privados; son también los políticos o cívicos.

Que la gran promesa de siempre, es la de realizar la humanidad del hombre sin ilusiones, pero en la VERDAD de su NATURALEZA POLÍTICA.    

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua