La historia de muchas vidas está en Casa Redonda, ferrocarrileros PDF Imprimir E-mail
Cultura - Arte y Cultura
Escrito por Viviana Y. Mendoza Hernández   
Miércoles, 13 de Septiembre de 2017 05:54

Viviana Y. Mendoza Hernández.

Para celebrar el XVII aniversario del Museo de Arte Contemporáneo Casa Redonda, este martes 12 de septiembre a las 19:00 horas  se llevó a cabo el conversatorio “Del acero a la vía del tren, un sueño realizado”, charla sobre el patrimonio ferroviario y sus vías, el patrimonio industrial y los elementos arquitectónicos del edificio que desde hace diecisiete años alberga el museo.

El señor Bernardino Bernal, ferrocarrilero del extinto FNM  formó parte de los que hablaron sobre esta historia. Él cuenta con un acervo fotográfico sobre el tema ferroviario y prestó 18  de esas fotografías para que fuera parte de esta celebración que se realizó  pocos días después de que él se retirara formalmente del trabajo como ferrocarrilero de FERROMEX. 

Comentó que uno de sus primeros trabajos fue en la calderas. Un trabajo que la mayoría de sus compañeros no aceptaría pero que él, al mencionarlo, sonríe con un destello de nostalgia en los ojos. . Era aproximadamente 1979 cuando ya prácticamente era obsoleto ya los talleres, nada más funcionaba una caldera La caldera era el motor de todo el complejo de talleres que formaba la Casa Redonda. 

"Mucha gente piensa que esta Casa Redonda lleva cincuenta años de que dejó de funcionar pero no es así" aclaró."Fue realmente entre 1993 o 94 cuando se apagaron los aparatos. Y empezó el proceso de este proyecto (el museo). Para 1997 o 98  que empezaron a clarificarlo. Pero  en el 93 fue cuando dejó de funcionar el taller, fue abandonado. Tengo algunas fotos de esa época" comentó. "Y ahorita me da mucho gusto que se haya rescatado este lugar(...)"

Al observar entre la multitud que formaba al público señaló alegrarse de ver compañeros mayores que él En especial don Luis Ramírez, con quien en 1979 fue la primera vez que trabajó con él porque quería ir a Jiménez a trabajar y capacitarse y él le preguntó quién era y le dijo que era hijo de otro ferrocarrilero con lo que le dijo "está bien" pero lo hizo trabajar desde el inicio. 

Expresó el gusto que le daba ver a Don Luis que se acerca al siglo de vida y aún así se mantiene activo y siendo un ejemplo del orgullo de los maquinistas. 

Reiteró la felicitación al equipo del museo Casa Redonda,encabezado por la maestra Tita Delgado, por su trabajo en mantener el lugar con el recuerdo de su origen  

El edificio que ocupa en la actualidad el Museo Casa Redonda fue construido a finales del siglo XIX para albergar los talleres de reparación de locomotoras del entonces Ferrocarril Central Mexicano cuya línea unía la Ciudad de México con Ciudad Juárez; tiene una forma semicircular con varias entradas en donde eran ingresadas las locomotoras para darles servicio y reparación y que reciben el nombre de "fosas de inspección". Debido a la forma en que están construidos estos talleres son comúnmente denominados como Casa Redonda.

Frente al semicírculo existía un instrumento denominado "mesa giratoria" y consistía en un mecanismo de tres puntos de apoyo y cien pies de largo, ubicada en un foso al centro radial de la casa redonda, que proporciona una fácil distribución de las locomotoras hacia las fosas de inspección. Contaba con un complejo sistema manual que hacía posible que un trabajador hiciera girar con su sola fuerza una locomotora asentada sobre un tramo de vía, cuyo peso total era de varias decenas de toneladas.

Una vez ingresadas en las fosas de inspección, las locomotoras podían ser revisadas en su totalidad y que se encontraba equipada con un sistema de gatos hidráulicos y vías transversales que permitían desmontar las ruedas y realizar todo tipo de reparaciones requeridas por las máquinas y en las cuales no debería de invertirse más de ocho horas.

Con los cambios en la tecnología y el advenimiento de locotomoras diesel las labores de mantenimiento cambiaron y poco a poco las instalaciones fueron cayendo en desuso, finalmente a mediados de la década de 1990 los Ferrocarriles Nacionales de México fueron liquidados como empresa pública y vendidos a particulares, los terrenos de los talleres en Chihuahua fueron entonces destinados a la construcción del Centro de Convenciones y Exposiciones de la ciudad, pero la Casa Redonda fue preservada, restaurada y dedicada a albergar un nuevo museo dedicado al arte contemporáneo que fue formalmente inaugurado el 12 de septiembre de 2000 con el nombre de Casa Redonda. Museo Chihuahuense de Arte Contemporáneo.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua