Una exigua, pero preocupante manifestación PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Benito Abraham Orozco Gómez   
Sábado, 07 de Octubre de 2017 18:06

Benito Abraham Orozco Andrade.

A 50 años del cobarde asesinato del revolucionario universal Ernesto “Che” Guevara… ¡Hasta la victoria siempre, patria o muerte!

Hace unos días, en unas cuantas líneas, diversos medios de comunicación dieron cuenta del bloqueo de la Ave. Aldama frente al Palacio de Gobierno, por parte de dos personas que demandaban la solución a un problema relacionado con la compra de un terreno, provocando caos vial, según los reportes difundidos.

Algún otro medio agregó que dichas personas también se estaban manifestando por la negligencia médica que sufrió uno de sus nietos, por lo que  solicitaban el apoyo del Gobierno del Estado para atenderlo. De esa relevancia fue la nota publicada en espacios interiores y/o poco visibles.

Por otra parte, a diferencia de otras protestas que sí les pudieran resultar redituables de una u otra manera, ahora no se vieron de “glúteos rápidos” a quienes se dicen líderes o activistas sociales, o incluso políticos, pues el sentir de dos personas que no son conocidas públicamente, y siendo problemas que únicamente afectan a su ámbito restringido, no representan capital político alguno.

Sin embargo, lo que llama la atención no es sólo el que se haya soslayado o minimizado un asunto que afecta a una familia, sino que no es común que tales manifestaciones sucedan en la vía pública, ya que es costumbre ver que se lleven a cabo cuando se ve involucrado un amplio sector de la población.

Tal situación nos da una idea de la desesperación por la que están pasando dichas personas, pues habrá que ponernos en sus zapatos y tener que lidiar: con la falta de un lugar donde vivir (en caso de que eso fuera lo que está en riesgo), la angustia por la enfermedad de un nieto y las complicaciones económicas derivadas de lo anterior, aunado a un escaso o nulo ingreso familiar y a los demás problemas que conlleva una situación económica precaria (en el supuesto de que así sea).

Pero esa condición de zozobra no es privativa de una sola familia de la ciudad de Chihuahua, sino de millones y millones de mexicanos que viven a lo largo y ancho del país, y el que se esté dando una protesta de tal naturaleza, si bien la situación por la que atraviesan en sí misma es preocupante, LO QUE MÁS LÁSTIMA ES LA INDOLENCIA DE LA SOCIEDAD EN GENERAL Y DE LAS PROPIAS AUTORIDADES, ya que sólo estamos inmersos en nuestros propios problemas, y los funcionarios públicos en la mayoría de las ocasiones no atienden esos “insignificantes” problemas, salvo que haya de por medio la presión de algún medio de comunicación, una protesta masiva, la recomendación de un influyente o un vulgar “moche”.

 ¿Cuantas puertas no habrán tocado esas personas? ¿Con cuántos “servidores públicos” se habrán entrevistado o intentado hacerlo? ¿A qué amigos o conocidos habrán recurrido para ver quién tiene alguna “palanca” para resolver su problema? ¿Cuántas noches de desvelo habrán tenido pensando cómo solucionar su situación?...

 Pero si fuera un DON fulano o zutano con poder económico o político, para empezar no estuviera en esos zapatos, y de ser así, inmediatamente se le hubiera solucionado su problema. Es tanta la asimetría que existe en nuestra sociedad, que mientras estas personas están batallando para tener un terreno sin problema y que se les apoye en la complicación de salud de su nieto, existen, por ejemplo,  empresarios a los que se les permite que cierren calles para ampliar sus empresas (inclusive hasta obstruyendo el cauce de arroyos poniendo en grave riesgo a los vecinos) y que se les condonen impuestos, multas y/o servicios públicos.

Desde hace unos días se han estado rindiendo los informes de gestión por parte del Presidente de la República, legisladores, gobernadores, presidentes municipales, haciendo alusión a múltiples logros, sin destacar, por razones obvias, los grandes y delicados pendientes que han dejado en el periodo que reportan.

Una muestra inequívoca de que han hecho un buen trabajo, es el que den a conocer la solución de casos concretos como el que nos ocupa, pero mucho mejor sería,  que lo han realizado sin necesidad de que se efectúen ese tipo de protestas.

Las promesas de campaña referente a un mejor futuro colectivo, y su incumplimiento y observancia de conductas contradictorias con las mismas, han tenido un transitar histórico tautológico que cada vez decepcionan más a la sociedad, la cual está buscando otros medios de expresión.

CUIDADO CASTA POLÍTICA, LA FAMILIA DE LA QUE SE HA VENIDO PLATICANDO, REPRESENTAN EL SENTIR Y EL HARTAZGO DE MILLONES DE MEXICANOS POR TANTO ABANDONO.

 

El Clima

Más información sobre el tiempo en Chihuahua