Cortinas de sangre PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída María Holguín Baeza   
Martes, 06 de Febrero de 2018 05:19

Aída María Holguín Baeza.

Estamos en una época tan crítica, que las cortinas hechas de puro humo ya no son suficientes como instrumento de manipulación mediática. Ahora, las cortinas incluyen -literalmente- sangre.

Fue a raíz del cambio de gobierno en Chihuahua, que quedó en franca evidencia la novedosa modalidad de producción de cortinas de humo adicionadas con sangre.

Aunque ya se sabe que, en términos mediático-comerciales, “la sangre vende”; pocos asocian el hecho de que, desde que Javier Corral asumió la gubernatura del estado, ha habido hechos violentos y sangrientos “a modo”. Es decir, hechos tan burdos, que no dejan lugar a dudas de que se trata de actos para contrarrestar los contundentes resultados causados por las políticas públicas implementadas en la actual administración estatal.

Por ejemplo, no es casualidad que a tan solo unas horas de que se anunciara el primer triunfo (aún no hay que cantar total victoria) de la “Caravana por la Dignidad”, haya ocurrido una masacre en Chihuahua.

Claro que el número de homicidios perpetrados en lo que va de la administración de Corral es preocupante (y obliga a las autoridades a actuar pronta, expedita y confiablemente). No obstante, es necesario saber que, en varios de los recientes hechos violentos que se han presentado en la entidad (en presunta relación con el narcotráfico y el crimen organizado), no se identifica un motivo lógico (respecto al modus operandi) que explique los acontecimientos. Y aunque por el momento no es posible asegurar que el móvil es de carácter político, es evidente que la razón que ha inducido a ciertos individuos o grupos a salpicar sangre en las cortinas de humo, es de índole política.

¿Qué el gobierno de Javier Corral ha cometido errores? –¡Sí!–

¿Qué aún falta mucho por hacer? –¡Sí!–

Pero, que ha habido logros contundentes e inéditos, también es indiscutible. Tanto, que para tratar de ocultarlos, minimizarlos o neutralizarlos, hay gente dispuesta a agregar -intencionalmente- sangre en las cortinas.

En esta ocasión, concluyo citando lo dicho alguna vez por el líder revolucionario mexicano, Emiliano Zapata: “Muchos de ellos, por complacer a tiranos, por un puñado de monedas o por cohecho o soborno, están traicionando y derramando sangre de sus hermanos”.

Aída María Holguín Baeza  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima