Masiva movilización en Argentina por la igualdad y el aborto libre y contra los feminicidios PDF Imprimir E-mail
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Jueves, 08 de Marzo de 2018 15:03

El movimiento feminista ha crecido desde 2015 hasta convertirse en asunto central de la agenda política. Macri presenta una ley contra la brecha salarial.

La lucha feminista se ha convertido en un asunto clave en Argentina. Y por eso este país fue uno de los que mayor movilización vivió el Día de la Mujer en América Latina. Aunque la realidad no es comparable a la española y no hubo un paro masivo, sí se convocaron movilizaciones muy importantes, sobre todo en Buenos Aires, donde miles de mujeres de todas las edades, pero sobre todo jóvenes y adolescentes, colapsaron el centro de la ciudad. La reivindicación por la igualdad del hombre y la mujer dominó por completo la jornada. A la ola se sumó el presidente, Mauricio Macri, que anunció una ley contra la brecha salarial, que en este país supera el 27%, según las estadísticas oficiales.

También lo hizo la expresidenta y referente de la oposición, Cristina Fernández de Kirchner, que reivindicó el "gran cambio cultural" que se está produciendo en un país tradicionalmente machista. Incluso en el mundo del fútbol, tan ajeno en principio a la lucha feminista, algunos dirigentes, futbolistas y entrenadores protagonizaron un vídeo en el que se defendía la igualdad y se destacaban datos especialmente duros de la realidad del machismo argentino, en especial el hecho de que, a pesar de la lucha, todavía en 2018 cada 30 horas muere una mujer a manos de su pareja.

Argentina lidera en América Latina la lucha feminista. El movimiento Ni una menos, que surgió en este país para protestar por los constantes asesinatos de mujeres por la violencia machista, logró una movilización masiva el 3 de junio de 2015 y desde entonces no ha parado de crecer. La última batalla es la del aborto libre y gratuito, algo impensable hace unos años en Argentina, un país donde hoy sigue siendo delito abortar salvo en caso de violación o riesgo de vida para la madre, y que ahora se abre paso en el Congreso, donde se ha presentado esta semana una reforma promovida por parlamentarias de todos los partidos.

La lucha por la igualdad de hombres y mujeres ya es un asunto central en la agenda política argentina. Macri, un hombre que durante años tuvo imagen de playboy mujeriego, cambió hace años y ha decidido sumarse a esta ola con dos decisiones. Una, presentar un proyecto contra la brecha salarial, que ha anunciado precisamente en el Día de la Mujer, y otra, abrir paso a ese debate sobre el aborto, aunque es precisamente su oposición a la legalización de la interrupción del embarazo la que hace pensar a muchos que nunca llegará a aprobarse.

Aún no hay muchos detalles sobre esa ley de igualdad de salarios pero las primeras hipótesis apuntan a una exigencia a las empresas para que publiquen datos sobre salarios para comprobar la brecha en cada compañía y tomar medidas para corregirla. "No podemos permitir que una mujer gane menos que un hombre. No tiene sentido, no tiene explicación para aquellos que trabajamos día a día con ellas. El salario igualitario tiene que ser una realidad en todo el país”, clamó el presidente en un acto específico sobre este asunto.

Argentina avanza así en leyes que promueven la igualdad pero sigue teniendo un gran drama con los feminicidios, que nadie logra detener. Precisamente un día antes del 8-M, en la empobrecida provincia de Santiago del Estero, en el noreste, una adolescente de 14 años embarazada murió estrangulada y el principal sospechoso es su novio.

Argentina ya ha tenido una presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) y tiene varias mujeres en la primera fila de la política y con posibilidades de llegar al máximo nivel, pero Macri ha hecho un Gobierno muy alejado de la paridad -dos ministras frente a 19 ministros- y en su núcleo duro de poder hay una aplastante mayoría de hombres, en muchos casos amigos suyos del exclusivo colegio masculino al que acudió, el Cardenal Newman. Sin embargo, el presidente parece convencido de que el de la igualdad es un asunto prioritario y está dispuesto a promover reformas legales para tratar de arrinconar al machismo, un asunto muy instalado en Argentina como en el resto de América Latina.

"NECESITAMOS ABORTO LEGAL PARA NO MORIR"

Banderas de partidos políticos y agrupaciones sindicales, pero también carteles improvisados para pedir el fin de la violencia machista o el aborto legal: la manifestación que recorrió el centro de Buenos Aires reunió a miles de mujeres tanto organizadas como en grupos espontáneos.  La discusión por el aborto, en agenda luego de que el presidente Mauricio Macri dejara libertad de acción a sus diputados para avanzar en una nueva ley acaparó buena parte del reclamo.

Como el de Iara, de 18 años, quien se acercó a la Plaza de Mayo con unas amigas. "Me parece que cada persona tiene derecho a decidir sobre su cuerpo, ese es uno de los motivos por los que vine, quiero la legalización del aborto", dice, mientras luce en su cuello el pañuelo verde que es emblema de la manifestaciones a favor de la despenalización.

Lisvet, una mexicana de 20 años, también se acercó para pedir por el aborto. "Este no es un día para estar feliz. Venimos a reclamar trabajo igualitario, aborto legal gratuito, que no sea clandestino para que las mujeres dejen de morir. La consigna es educación sexual para aprender, anticonceptivos para no tener que abortar y aborto legal seguro para no morir", dice.

Soledad, de 36 años, reclama más respeto por el cuerpo femenino.  "Ningún hombre tiene miedo cuando esta en la calle. No es posible que yo, cuando se que voy a volver tarde a mi casa, me pongo un pantalón para no llamar la atención", cuenta, mientras muestra con la mirada el pantalón negro que se ha puesto hoy.  A su lado está Mónica, una compañera de trabajo. "Este es un día importante para que pueda entrar en discusión el aborto legal, por eso debemos acompañar. Hoy no es el día, pero es el principio de algo" .

 

El Clima