La absolución de Elba Esther PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída María Holguín Baeza   
Martes, 14 de Agosto de 2018 05:23

 

Aída María Holguín Baeza.

 

Luego de casi 6 años de reclusión, Elba Esther Gordillo Morales fue puesta en inmediata y absoluta libertad por orden del magistrado federal del Primer Tribunal Unitario en materia Penal de la Ciudad de México quien decretó el sobreseimiento (falta de pruebas) de la causa penal. Con esa burla (porque no se le puede llamar de otro modo) tan burda, ha quedado queda marcado el fin de la administración de Enrique Peña Nieto y el inicio de la de Andrés Manuel López Obrador.

 

Con la absolución de Elba Esther Gordillo, queda -para no variar- en entre dicho la actuación del Poder Judicial porque, como bien lo ha dicho el reconocido sociólogo e investigador, Raúl Trejo Delarbre, «si las pruebas contra Elba Esther Gordillo no eran sólidas, el gobierno la mantuvo en prisión por motivos políticos. Si lo eran y fue liberada, el Poder Judicial falló». Añadiendo, acertadamente, que «nada de eso borra el abuso de poder de “la maestra” y el lucro personal que ha hecho con fondos sindicales».

 

Sin duda alguna, la absolución de Gordillo viene a corroborar aquello de que “en México puede suceder cualquier cosa“, y que “hay cosas que nada más en México pasan”. Esa es la triste historia.

 

El caso es que, con la absolución de Elba Esther Gordillo, el juez (entiéndase Gobierno Federal) se ha condenado a sí mismo a lidiar nuevamente (pero ahora con mayor libertad y cinismo) con un personaje que, abusando de su poder, ha lucrado con el trabajo de miles de mexicanos a los que, a diferencia de ella, si son verdaderos maestros.

 

Queda entonces en “manos” de Andrés Manuel López Obrador permitir -o no- que Elba Esther Gordillo Morales vuelva a manipular a diestra y siniestra a gran parte del sector magisterial y, por ende, la vida política de México. Es con Elba Esther, con quien López Obrador ha quedado condenado a demostrar lo que tanto ha pregonado respecto a la corrupción. Es con el regreso de Elba Esther (porque claro que va querer regresar a las andadas) que AMLO tendrá  una de las mejores oportunidades para demostrar si es verdad que en su administración no tendrá, bajo ninguna circunstancia, cabida la corrupción.

 

Finalizo en esta ocasión, citando lo dicho alguna vez por el escritor latino de la antigua Roma, Publilio Siro: “La absolución del culpable es la condena del juez”.

 

Aída María Holguín Baeza Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima