Ni perdón ni olvido, destaca gobernador Corral al inaugurar Plaza de la Paz en Creel PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Jueves, 16 de Agosto de 2018 16:23

 

En conmemoración del décimo aniversario luctuoso de las 13 personas que fueron asesinadas el 16 de agosto de 2008.

 

Reconozco que México y que el Gobierno de Chihuahua tienen una enorme deuda y estamos ciertos de que ningún apoyo será suficiente para aliviar el dolor por el que han atravesado ustedes y sus familias”, dice el mandatario en memorial por las 13 víctimas del ataque de hace 10 años

 

El gobernador Javier Corral inauguró la Plaza de la Paz en el poblado de Creel, en conmemoración del décimo aniversario luctuoso de las 13 personas que fueron asesinadas el 16 de agosto de 2008 en este sitio y que se remodeló con una inversión estatal de 2 millones 406 mil 648 pesos.

 

“Nosotros, no tengan dudas, haremos lo que esté en nuestras manos para no fallarles, no tenemos derecho a hacerlo, nuestro compromiso es indeclinable y se los digo con toda la sinceridad, este Gobierno tiene toda la voluntad para atender y escuchar a las víctimas, para nosotros no habrá ni perdón, ni olvido”, destacó Javier Corral en el memorial por las víctimas del ataque.

 

Previamente, el titular del Ejecutivo estatal, algunos de sus colaboradores, los habitantes de Creel y comunidades aledañas, realizaron la Marcha en Silencio por la Paz, que inició en el Templo de Nuestra Señora de Lourdes y concluyó en la nueva plaza, donde se celebró una misa y posteriormente se procedió al acto protocolario.

 

“Hoy tenemos un gran peso a cuestas y es que después de años y años de desatención, miles y miles de familiares siguen en la entendible exigencia de verdad, justicia y reparación. Reconozco que México y que el Gobierno de Chihuahua tienen una enorme deuda y estamos ciertos de que ningún apoyo será suficiente para aliviar el dolor por el que han atravesado ustedes y sus familias”, señaló Javier Corral en la Plaza de la Paz.

 

Dijo a la familia, amigos y conocidos de los jóvenes y del bebé que murieron injustamente, que comparte su pena, su enojo e indignación por lo que sucedió a sus seres queridos, por lo cual, cuando se le propuso remodelar la plaza, de inmediato aceptó, puesto que lo menos que se puede hacer es crear un memorial para que actos como ese nunca se olviden y no se perdonen desde el punto de vista de la justicia penal.

 

Los trabajos de remodelación consistieron en pisos de concreto, colocación de bancas y arbotantes en número de 13 para recordar a cada una de las víctimas; muros de mampostería y recubrimiento con cerámica de espejo de agua y pintura.

 

El gobernador señaló que actualmente, la Administración trabaja arduamente para que las familias chihuahuenses se sientan seguras y para que hechos fatídicos como el que este día se conmemora, no vuelvan a suceder.

 

“Estamos obligados no sólo a resolver cada caso, también a apoyar en la reparación del daño y más aún, en la no repetición de estos hechos. Estamos conscientes de que nunca se les podrá devolver al estado que tenían antes de la tragedia, pero sí se puede y debemos evitar la revictimización o estigmatización, en suma restablecer la dignidad humana lastimada”, explicó

 

El mandatario destacó que desde que inició su Administración, se realizan acciones para quienes más han esperado justicia, para las comunidades y grupos de población que más han sufrido a manos del crimen organizado y han visto sus estructuras familiares mutiladas.

 

Respondió afirmativamente a la solicitud que le plantearon en el sentido de dotar de medicamentos suficientes al Centro de Salud de Creel, toda vez que el personal trabaja eficientemente pero no cuenta con los recursos suficientes para la atención requerida.

 

Dijo que el compromiso es tan grande que se ha buscado que instancias internacionales como el Equipo Argentino de Antropología Forense y la Oficina de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, vengan a la entidad para participar de los esfuerzos que el Gobierno del Estado realiza para resolver con toda la urgencia que amerita, esta situación que se invisibilizó por años.

 

Comentó que adicionalmente se instaló la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, cuyo objetivo es promover la coordinación interinstitucional de los tres poderes y ámbitos de gobierno, para que dentro de sus competencias proporcionen atención inmediata, especialmente en materia de salud, educación y asistencia social.

 

Precisó que de octubre de 2016 al 30 de junio de 2018, la citada Comisión atendió a un total de 61 mil 30 personas en situación de víctimas y se puso en marcha el Registro Estatal de Víctimas, que no sólo permite visibilizar a las víctimas del delito, sino que les da acceso a los servicios y apoyos que presta la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV).

 

“Pusimos en operación el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación a Víctimas (FAAR), que nos ha permitido brindar apoyo a las víctimas que se encuentran en mayor vulnerabilidad, ayuda que  consiste en alojamiento, alimentación, traslados, protección, asesoría jurídica, asistencia y atención a partir del hecho victimizante”, agregó.

 

Javier Corral señaló que la CEAV de Chihuahua, ha incorporado el enfoque psicosocial que permite atender con perspectiva de género, de derechos humanos e interculturales, la recuperación del tejido social, la reintegración social de la víctima, la participación conjunta, el apoyo terapéutico para reducir el sufrimiento emocional, la reconstrucción de lazos sociales y la intervención psico-jurídica.

 

Anunció que los primeros días de septiembre, a invitación expresa del Gobierno del Estado, vendrá a Chihuahua la relatora especial de los Derechos Humanos de las Personas Desplazadas para consolidar un Plan de Atención Estatal.

 

En su intervención, Paquita Jiménez, de la organización Red por la Participación Ciudadana, dijo que unidos es posible superar el drama social de la ruindad, construir la paz y la concordia y que la sierra sabe levantarse a través del esfuerzo solidario y dignificante.

 

Dijo a los familiares que no están solos en la lucha por mantener viva la memoria de quienes murieron hace 10 años.

Al hacer uso de la palabra, la señora Gloria Lozano, madre de uno de los fallecidos en los hechos violentos, agradeció la presencia del gobernador Corral y de las autoridades eclesiásticas que los acompañaron en este día y durante todo el proceso, durante 10 años.

 

A su vez, Yuriana Armendáriz, hermana de uno de las personas asesinadas, indicó que es importante para las familias afectadas contar con el acompañamiento de los presentes, en especial del sacerdote Javier Ávila, toda vez que no es fácil recordar año con año los sucesos tan lamentables que vivieron.

 

 

El Clima