“Los tiempos son los tiempos” PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Javier Valero
Escrito por Luis Javier Valero Flores   
Jueves, 30 de Agosto de 2018 05:15

 

Luis Javier Valero Flores.

 

Los apresuramientos del grupo gobernante están justificados (obviamente, para ellos, sus integrantes) pues el martes, la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) ratificó la determinación del Tribunal Estatal Electoral (TEE) en la asignación de los diputados plurinominales y, por lo tanto, la composición total de la nueva legislatura, que habrá de asumir funciones mañana.

 

El PRI alcanzó 3 diputaciones pluris (En total, serán 4 diputados); Morena 3 (En total 8), PAN 2 (11 en total), Panal 1, PT 1 (2 en total) y Partido Verde 1. Movimiento Ciudadano alcanzó 2 diputaciones de mayoría relativa y el PES, 4.

 

Con ello, se confirma el hecho de que ningún partido tendrá mayoría en el Congreso, ya que el partido gobernante sólo contará con 11 y la segunda fuerza parlamentaria será Morena con 8. Para obtener la gobernabilidad y la conducción del Congreso del Estado deberán obtener el número de diputados, de otras fuerzas políticas, necesario para llegar al mágico 17.

 

Otro tanto sucederá si por bloques votaran los nuevos diputados, pero entonces el bloque de izquierda sería la primera minoría: Morena-PT-PES, 14;  PAN-MC sumaría 13 y PRI-Verde-Panal, 6.

 

Con esa composición, prácticamente cualquier votación que se realice en la próxima legislatura estará sujeta a los vaivenes del momento, no se diga la que requiera mayoría calificada, para ello, dados los niveles previos de confrontación entre panistas y morenistas, para que el gobernador Corral obtenga una reforma constitucional, o nombramientos que requieran mayoría calificada (la alcanzada por el voto de 22 de los diputados, si todos estuvieran presentes), necesitaría convencer de ello a todas las bancadas, incluidos 3 de los cuatro diputados del PES.

 

Se antoja difícil en cada caso, pero nada imposible. Contará en todo ello el peso del gobierno federal y la indudable capacidad acomodaticia de la mayoría absoluta de los políticos mexicanos (y chihuahuenses, obviamente).

 

Vistas así las cosas, son entendibles las prisas del gobernador Corral en hacer que la actual legislatura le apruebe el nombramiento de la fiscal anticorrupción y el empréstito para la rehabilitación y mantenimiento de las plantas tratadoras de aguas de la capital del estado.

 

Es imposible no hacerlo: Comparar a la actual administración con la anterior, la encabezada por César Duarte.

 

Cuando Duarte empezó a solicitar créditos a partir del fideicomiso carretero, se aferró a sostener que no era deuda. Jaime Herrera, su Secretario de Hacienda, en el curso de una entrevista en Aserto Radio, declaró que se derivaban “compromisos”, ú obligaciones, para el estado de Chihuahua, de los bonos que el fideicomiso ofrecía en la Bolsa de Valores.

 

Aceptó que al denominarlos de esa manera se derivaba del hecho de que constituía una deuda.

 

Así ahora, los funcionarios del “Nuevo amanecer” se empeñan en sostener que la inversión que buscan para las tratadoras no es deuda, pero en el texto de los documentos presentados al Congreso del Estado, los solicitantes de la aprobación del Congreso, asientan en el Artículo Tercero de la iniciativa de decreto propuesta por Corral, lo siguiente: “Se autoriza a la JMAS para ceder, afectar y comprometer irrevocablemente un porcentaje suficiente y necesario de los ingresos provenientes del pago de derechos por concepto de servicios que presta, presentes y/o futuros, como garantía, así como fuente de pago de las OBLIGACIONES CONTRAÍDAS…”.

 

Señores, es deuda.

 

De acuerdo a las características del contrato se derivarán pingües ganancias para los empresarios beneficiados ¿Serán los mismos que los de la planta tratadora del norte de la ciudad de Chihuahua? ¿Es decir, la familia Madero Elías?

De ahí la prisa porque la aprueben los actuales diputados que, para defenderse dicen que “los tiempos, son los tiempos…”.

 

Y para eso, apresuran sesiones extraordinarias, a unas horas de que los nuevos diputados (y a lo mejor una nueva mayoría) asuma la conducción del Poder Legislativo.

 

Francamente, es necesario, y muy saludable.

 

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima