AMLO y su insistencia en quedar varado PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída María Holguín Baeza   
Martes, 25 de Septiembre de 2018 05:44

Aída María Holguín Baeza.

 

En menos de una semana, Andrés Manuel López Obrador se quedó varado dos veces; es decir, inmóvil y sin poderse desplazar. Primero, en el aeropuerto de Huatulco y, cuatro días después, en el aeropuerto de Ciudad Obregón.

 

Lo de menos, sería que López Obrador se siguiera quedando varado en los aeropuertos por no querer (quesque por congruencia) subirse al avión presidencial. El problema, es que se quede varado (y deje varado al país) en muchos otros asuntos y aspectos (verdaderamente relevantes) a causa de la dizque vanguardista forma en la pretende gobernar a México.

 

En cuanto a la manera de viajar, no sabemos cuánto tiempo le durará la congruencia al presidente electo. No obstante, lo que ya se sabe, es que algunas de sus promesas de campaña ya están rumbo a “varadero”. O sea, ya están en calidad de “veremos” porque, según AMLO, México está en bancarrota y posiblemente no pueda cumplirlas.

 

Por otra parte, pero en ese mismo sentido (la insistencia de quedar varado), López Obrador y su equipo de transición (que prácticamente ya están en funciones) han dado muestras de que su proyecto “vanguardista” no es tan vanguardista. Es decir, que la llamada “cuarta transformación” se visualiza muy lejana de la modernidad y de la modernización que se requieren para alcanzar y consolidar el cambio político, económico y social que México demanda y merece porque tiene el potencial.

 

Lo que menos se necesita en esta etapa tan crítica y difícil para nuestro país, son gobernantes que, por seguir instalados su papel populista y demagógico, se queden varados dondequiera y, además, arrastrando al pueblo y al país al mismo destino.

 

Que quede claro que no está mal que el presidente electo quiera predicar con el ejemplo. Lo que está mal, es que siga predicando como si todavía estuviera en campaña. Cosa que quizás se deba a que durante las dos últimas décadas fue lo único que hizo; no obstante, es imprescindible que Andrés Manuel López Obrador entienda que las campañas ya son cosa del pasado y ahora llegó la hora de la verdad. O sea, de gobernar.

 

Finalizo esta ocasión, citando lo dicho alguna vez por el aforista, escritor y profesor estadounidense, Mason Cooley: “La vanguardia ahora está varada en el pasado.”

 

Aída María Holguín Baeza

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima