Día 1 de consulta NAICM; 184 mil 154 ciudadanos de todo el país participaron en la primera jornada PDF Imprimir E-mail
Escrito por Redacción   
Viernes, 26 de Octubre de 2018 05:26

Se cumplió con creces el objetivo de ser “el tema” de la agenda informativa y pública del 25 de octubre.

 

Un primer balance de la consulta para definir el proyecto de Nuevo Aeropuerto de Ciudad de México (NAICM) tendría que poner sobre la mesa todas las vertientes de lo que se vivió en la jornada 1: se cumplió con creces el objetivo de ser “el tema” de la agenda informativa y pública del 25 de octubre, aunque padece las fallas y debilidades de nuestra democracia que busca ser moderna pero “muere en el intento”.

 

A fin de cuentas, faltan tres días más y, hay que reconocerlo, es el primer ejercicio de este tipo que habla más de nosotros, que de lo que en realidad se obtendrá de él.

 

Jesús Ramírez, vocero del próximo Gobierno Federal, hizo un primer corte de la consulta y señaló que 184 mil 154 ciudadanos de todo el país participaron en la primera jornada. Comentó que se han rebasado las expectativas a pesar de la campaña de descalificación. Se trató de un primer día exitoso con amplia afluencia de habitantes que acudieron a expresarse en un ambiente de entusiasmo y tranquilidad.

 

El corte de las 22:00 horas de este 25 de octubre arroja que fueron instaladas mil 68 casillas de un total de mil 73 casillas, lo cual representa más del 99 por ciento.

 

Los lugares donde no se instalaron urnas corresponden al municipio de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, y cuatro demarcaciones de Chiapas: Oxchuc, San Juan Chamula, San Juan Cancuc, y Mazatán. Las cifras de este corte no consideran 284 urnas que quedan por registrar.

 

Por lo anterior, el próximo coordinador Comunicación Social de Presidencia, Ramírez Cuevas, hizo un balance sobre el primero de cuatro días que abarcará la consulta.

 

“La Consulta Nacional en su primera jornada ha sido un éxito. Decenas de miles de ciudadanos participaron en la primera jornada de este ejercicio democrático. Se rebasaron las expectativas de participación a pesar de la campaña de descalificación. Afortunadamente fue una jornada sin incidentes, con saldo blanco y mucho entusiasmo.”

 

La recapitulación paso a paso de la jornada 1 la puede encontrar en la amplia cobertura que Político.mx hizo desde que prácticamente se instalaron las mesas receptoras. Fue precisamente ahí que Andrés Manuel López Obrador dio “el saque inicial” con una declaración muy a su estilo pero también en el tono que ha intentado sostener desde la noche del 1 de julio: responder sin clemencia a sus críticos, pero también atender al nerviosismo del sector económico y empresarial.

De ahí el equipo del presidente electo debe darse por bien servido al estar este ejercicio en el “trending topic” de las redes sociales, en primer lugar de los noticiarios de radio y televisión, así como el tema de conversación, aún cuando sea solo con la duda de “¿vas a votar o no?”. Cuántos políticos, líderes y agendas no quisieran tener la mitad de la cobertura mediática y la atención de la opinión pública que la consulta del NAICM.

 

Por supuesto que no debe dejar de considerarse y valorar las evidentes fallas de una parte de la logística, de las plataformas tecnológicas implicadas, así como de dudas en la regla elemental de “un ciudadano, un voto” en estos ejercicios democráticos.

 

El control de daños vino precisamente del próximo vocero del gobierno federal, Jesús Ramírez Cuevas, quien aceptó que existen errores y problemas técnicos relacionados con ataques informáticos y falta de conectividad, por lo que eso facilita que se pueda votar más de una vez.

 

Con algunas diferencias, las quejas y las molestias presentadas más por redes sociales y medios que por la ciudadanía misma, nos recuerdan a lo padecido para registrar las firmas para los candidatos independientes en diciembre del año pasado. La “app” establecida ni más ni menos que por el Instituto Nacional Electoral (INE), fue una auténtica pesadilla para precandidatos, voluntarios y ciudadanos, pues “obstaculizó” buena parte del trabajo.

 

De ahí que hacer énfasis en cómo se registró un votante dos veces para emitir su opinión, o que la tinta en el dedo se lavaba fácilmente son meras anécdotas ante la participación real de la ciudadanía.

 

Por si no queda claro cómo está el panorama político que hoy se vive, bastaba asomarse al salón de plenos en San Lázaro: un secretario de Comunicaciones y Transportes del gobierno saliente intentaba subrayar las debilidades de una de las propuestas para el nuevo aeropuerto, y lo único que se ganó fue la andanada de la bancada mayoritaria que completamente empoderada le recriminaba fallas y desaciertos.

 

¿Estamos los ciudadanos mexicanos del siglo XXI realmente preparados para ser consultados de todos los temas, y dar nuestra postura de manera honesta y ordenada, luego de informarnos a conciencia?

 

De aquí al domingo 28 de octubre bien podría responderse este cuestionamiento que será una constante por los próximos seis años.

 

El Clima