Tres de priístas: Jaime García Chávez PDF Imprimir E-mail
Opinión - Jaime García Chávez
Escrito por Jaime García Chávez   
Martes, 31 de Mayo de 2011 11:48

UNO. Por casualidad leí la columna de Federico Lamont de hoy —algo así como comer algodón en rama— y observé el trascendido mediante el cual se “informa” que el ex gobernador José Reyes Baeza antes de concluir su encargo “hizo público para conocimiento de autoridades su declaración de bienes patrimoniales”. De ser cierto, el político quiere dar certidumbre a su conducta pública tanto en el país como allende el río Bravo. La finalidad es colocarse al margen de cualquier actividad ilícita, particularmente del narcotráfico y el crimen organizado. Al deliciense, le interesa su calidad moral y la libertad de tránsito por la entidad más grande de la república. Como todo buen chismoso político, Lamont recomienda que los que puedan blindarse ahora, lo hagan siguiendo la hoja de ruta trazada por Baeza y así evitar sorpresas que podrían llegar desde la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. Más dudas que certidumbre encontramos aquí o periodismo para iniciados políticos: los que saben qué se dice aunque no haya palabras que lo digan.

 

DOS. Aunque los bienes de Reyes se  publicaron “para conocimiento de la autoridad”, algo es algo y sería todo si el común de los mortales pudiera tener esa información, lo que se ve difícil. Aquí la pedrada se lanza a la cara de Patricio Martínez García, que se ha negado reiteradamente a explicar el cómo de heredero parcial de una librería —de mi muy estimado Don Bonifacio (QEPD)— amasó una fortuna proverbial en la que las cuotas del poder están presentes.

 

 

De alguna manera autor de la ley de transparencia vigente en estas tierras y por ello crédulo, solicité que se me informara de las declaraciones patrimoniales que Patricio Martínez rindió como gobernador de Chihuahua y, palabras más palabras menos, el ICHITAIP resolvió que esa información no está al alcance de nadie. Está en el arcano de la impunidad. Si lo que hizo Reyes, tiene filo va a cortar a Martínez García y a sus ambiciones senatoriales. Tengo para mí que ese es el trasfondo de lo que dice el señor Lamont. No soy pesimista, pero primero se van a descifrar a detalle todas las profecías de Nostradamus que Patricio haga pública, en este régimen, el origen de sus bienes.

 

TRES. Nunca he estado conforme con la visión zoológica de la política. Que si las caballadas están flacas, que si el cacique Duarte vuela muy alto, y otras. Con dolor recurro a ese lenguaje, pero no me quedó seso para concluir estas notas. Eh aquí: Hoy los gatos le ladran al profesor Mario Tarango Ramírez.

 

Es una vieja costumbre que el dictador de la dominicana —Leónidas Trujillo— practicaba en su pasquín llamado El colmillo público, donde los políticos adictos al régimen se enteraban de sus desventuras. La práctica es la misma, pero dudo que el resultado lo sea. Si de animales políticos se trata, están frente a un domador. Al tiempo, que necesito un trago. (Este artículo se iba a llamar cuatro de chihuahuenses, comentando la reciente carta de Francisco Barrio Terrazas, pero por ser un asunto serio, quiero decir de valía, lo abordaré por separado).         

 

El Clima