Torcer la ley también es corrupción PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Ing. Renán Arciniega Jáuregui   
Viernes, 15 de Marzo de 2019 22:04

Renán Arciniega Jáuregui.

 

Es cierto que en el Poder Judicial también se requiere el huachicoleo  a fondo donde los jueces actúen con honestidad y que se rescate el verdadero valor que debe tener un juez para lograr que el Poder Judicial desde la Suprema Corte hasta los Tibunales se reinventen y no estén al servicio del Poder Ejecutivo.

 

Esto también es un verdadero reto de la cuarta transformación, la autonomía y el respeto a la ley para que el poder judicial funcione y que nadie esté por encima de la ley, que la víctima encuentre en la justicia juicios apegados a las leyes que debemos cumplir como sociedad.

 

Pero qué pasa cuando los tribunales hacen su trabajo con juicios donde el gobierno es demandado. Cuando el gobierno gana una demanda inmediatamente se le aplica la ley al trabajador, y cuando el gobierno pierde una demanda y tiene que cumplir la ley el Poder Ejecutivo no la cumple y trata de torcer la ley.

 

Te pongo un ejemplo.  Un trabajador gana un laudo a la SEP que indica lo siguiente: se condena a la SEP a reinstalar al trabajador en el último puesto que venía desempeñando; por ejemplo si el trabajador antes de su conflicto laboral era DIRECTOR y si gana su conflicto laboral con un LAUDO, que es una verdad única y no admite interpretación donde piensa que debería ser reinstalando el trabajador en su último puesto.

 

Adivinaste, como director. Eso es lo que demanda el Laudo. Pero que hace la autoridad que debe cumplir la ley que te imaginas, pues trata de torcer la ley.  Y en este caso, qué te cuento que es verídico y actuaL.

 

Los abogados recomiendan a los directivos que los dejen actuar, puesto que ellos saben cómo logran torcer la ley, y los directivos se hacen de la vista gorda.

 

Cuando el trabajador llega con su laudo se encuentra con un grupo desde México hasta su lugar de trabajo para combatirlo y distorsionar e interpretar a su manera el laudo, manipulando a los directivos para  instrumentar acciones en contra del trabajador, llegando hasta  el hostigamiento y el acoso laboral para que el trabajador firme una carga de trabajo  diferente al laudo.

 

Ese es el tipo de abogados y directivos de la UEMSTIS México  y UEMSTIS  chihuahua y CBTIS 122. 

 

Con ese tipo de abogados, que conociendo lo que significa un Laudo trabajan chueco, y eso que pertenecen a la SEP, dependencia que su misión es la Educación en los valores de honestidad y respetó, y los directivos encargados de las instituciones lo permiten, porque les favorece por intereses  diversos.

 

La complicidad también es corrupción, y que debe hacer el trabajador atrapado por el derecho que le asiste en el complimiento de un laudo y la autoridad que lo combate con todo el abuso de autoridad, tratando de voltear el derecho del trabajador y acusarlo de desacato por no aceptar una carga diferente a lo que demanda un Laudo.

 

Cuando tú sigues el camino de la ley y la justicia para resolver un  problema, ese es el mejor camino en teoría. 

 

Para buscar la justicia, en ese camino te encuentras con la tardanza para que te resuelvan una demanda en años, pero si tu ganas  y más al gobierno, todavía te enfrentas a una lucha para defender tus derechos.

 

Así funciona nuestro Poder Judicial y nuestro Poder Ejecutivo.

 

Hay que reconocer que votamos por la cuarta transformación, y que estas mañas ya deben terminar. Pero a 100 días del nuevo gobierno, las nuevas Autoridades no deben estar esperando que llegue el presidente a iniciar el huachicoleo, debemos ayudarle a limpiar la corrupción y no segur permitiendo  el mismo cáncer de corrupción que generó  el neoliberalismo .

 

Urge rescatar un estado de derecho donde nadie, por muy poderoso, aun el más rico, aún el Presidente, estén por encima de la ley.

 

Hay mucha injusticia para él que menos tiene. Hay mucho abuso de los cargos de gobierno. Mi admiración de la humildad de nuestro Presidente, ejemplo que deberían de seguir todos los servidores públicos.

 

Yo, así lo creo, y tú

 

El Clima