Apoya Estado a más de mil 400 menores chihuahuenses en Centros de Desarrollo Infantil PDF Imprimir E-mail
Cultura - Arte y Cultura
Escrito por Redacción   
Jueves, 25 de Abril de 2019 15:08

Recibe a bebés desde 45 días de nacidos y niños hasta los 6 años; hay 11 planteles ubicados en diferentes regiones del estado.

 

Con abrazos, apapachos, cuidados, enseñanzas y mucho cariño, diariamente mil 458 niñas y niños son recibidos en los 11 Centros de Desarrollo Infantil (Cendis), que operan en Chihuahua en el subsistema federal: dos en Juárez; cuatro en Chihuahua; y uno en Delicias, Camargo, Parral, Cuauhtémoc y Ojinaga, beneficiando a  mil 458 niñas y niños chihuahuenses.

 

Bajo el lema, “Educación Inicial: Un buen comienzo”, hijas e hijos del personal docente y de apoyo, perteneciente a Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (Seech), son atendidos en dos principales áreas de su formación: asistencial y pedagógica.

 

Los Cendis ofrecen servicio para bebés a partir de los 45 días de nacidos y hasta los 6 años, luego de haber concluido su educación preescolar, en un horario de ocho de la mañana a tres de la tarde, de lunes a viernes. Cada plantel está conformado por personal docente, directivo, de psicología, de trabajo social, médico o enfermera y personal de cocina,

 

Estos planteles cuentan con salas de “lactantes” para infantes de 45 días de nacidos a un año y medio de edad; “maternal” para edades a partir del año y medio y hasta los tres años; y “preescolar” en donde se atienden los tres grados que conforman esta modalidad de educación básica.

 

Las y los infantes reciben servicio de alimentación balanceada y fortalecimiento a los hábitos de limpieza, como el correcto cepillado de dientes y lavado de manos.

 

Sin embargo, la mayor apuesta de la educación inicial se centra en desarrollar y fortalecer su seguridad emocional, que es la base para la adquisición de competencias para la vida en las siguientes etapas de su formación académica y personal.

 

Para ello se han promovido diversas estrategias como la del “objeto transicional”, mediante la cual se busca que el infante tenga consigo algún objeto por el que muestre apego, el objetivo es que, a través del olor, la textura y la familiaridad del mismo, las niñas y niños puedan sentir que una parte de su entorno familiar los acompaña durante su estancia en el Cendi.

 

Dicha estrategia ha resultado exitosa, ya que facilita la transición de los infantes de su hogar al Cendi  y con ello, el cambio de contextos ha sido mucho más amigable.

 

Una de las líneas de acción dominante en el trabajo con las y los niños, es la siempre respetar los procesos de adaptación y aprendizaje de cada niña y niño, tomando en cuenta sus tiempos y necesidades.

 

Además se realiza trabajo colaborativo entre docentes y paterfamilias para reforzar el sostenimiento afectivo desde casa.

 

El Clima