Aída María Holguín Baeza: Trucos de escapismo PDF Imprimir E-mail
Opinión - Aída María Holguín Baeza
Escrito por Aída María Holguín Baeza   
Jueves, 30 de Junio de 2011 03:59

Erik Weisz --conocido por su seudónimo artístico como Harry Houdini-- ha sido considerado el mejor escapista de todos los tiempos. En sus giras de espectáculo, Houdini acostumbraba presentarse en las ciudades ante el jefe de la policía local -- o en la prisión-- junto a un grupo de periodistas. Así, el escapista proponía su reto, mismo que era publicado en los periódicos y comentado en la ciudad; luego, exhibía su proeza encerrado, atado, o encadenado, y cuando conseguía liberarse, la hazaña obtenía nueva promoción en la prensa. Se dice que su estrategia fue precursora de la auto promoción o publicidad.

 

Ante el mejor escapista de la historia, lo sucedido hace unos días en el Complejo de Seguridad Pública de Chihuahua (C-4), nos pone en un dilema en el modus operandi de los escapes y la estrategia de los grupos criminales.

 

Y es que el empleo de mantas, los ataques a plena luz del día y en zonas concurridas de la ciudad, aunado a los delitos flagrantes perpetrados en el C-4, hablan del abierto desafío de la delincuencia a las instituciones.

Según información que comenzó a circular la mañana del lunes 27 de junio, tres presuntos homicidas arraigados en el Centro de Control, Comando, Cómputo y Comunicaciones (C-4), lograron huir al forzar las puertas y escabullirse del lugar.

 

El hecho, de nueva cuenta pone en entredicho además de la capacidad, la honestidad de los responsables de velar por el orden y la seguridad, pues más que un escape al estilo Houdini, se trató de un burlesco truco al estilo Beto el boticario, aquel mago que se hizo famoso en el programa "La Carabina de Ambrosio" --un show cómico, mágico y musical--, programa en el que característica principal de Beto el boticario, era interrumpir en plena actuación estelar al protagonista del show.

 

Regresando a las características de Houdini, y habiéndose dado esta huida en las narices de las autoridades policiales, y con tantos elementos -técnicos y humanos- de seguridad, el escape pudiera considerarse Houdinesco; sin embargo, el método de huida de los 3 presuntos homicidas parece más bien un truco del famoso boticario: burlesco y de complicidad con sus co-protagonistas.

 

Simplemente no hay otra manera de ver lo sucedido, cuando a pesar de portar al momento de su escape brazaletes de "seguridad", los 3 internos lograron escapar del C-4 la madrugada del domingo 26 de junio, usando una cuerda hecha de sábanas para bajar de un tercer piso sin que nadie se diera cuenta.

 

Difícilmente podría olvidarse que apenas en septiembre del año pasado, un comando ingresó al C-4 para robar 43 armas largas tipo R-15 y HK G36, además de 26 armas cortas calibre 9 milímetros.

 

Es así, como nuevamente el estado de Chihuahua exhibe su debilidad e incompetencia, porque ya ni siquiera en el C-4, máximo centro de operaciones de la seguridad estatal, puede evitar ser víctima de los delincuentes y de las burlas de los mismos.

 

El inspirador de esta columna, ilusionista húngaro, leyenda de la magia y del escapismo Harry Houdini, afirmaba que: "Esa deslealtad de los ayudantes de confianza es una de las cosas más desalentadoras que le puede suceder a un artista, intérprete o ejecutante." 

Aída María Holguín Baeza Correo: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

El Clima