Españoles amenazan con iniciar "Revolución" Imprimir
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Miércoles, 26 de Septiembre de 2012 07:08

España vivió ola de protestas en varias ciudades y en Madrid marcha al Congreso terminó en batalla campal, con 64 heridos y 26 detenidos, los manifestantes amenazaron con iniciar revolución.

Madrid, España.- Miles de personas de todas las edades y clases sociales, abarrotaron ayer las calles aledañas al Congreso de los Diputados en Madrid, en multitudinaria manifestación convocada para mostrar su rechazo a dicha institución, y para protesta r contra los recortes aprobados por el gobierno conservador que preside Mariano Rajoy, que incluye fuertes subidas de impuestos y bajadas de salarios.

Procedentes de toda España, los manifestantes llegaron con pancartas y con gritos de “Dimisión, Dimisión”, “Si no hay solución, habrá revolución”, miles de manifestantes abarrotaron las calles aledañas al Congreso hasta que fueron dispersados por los antidisturbios, quienes equipados con cascos y escudos dispararon pelotas de goma.

La marcha terminó con 32 manifestantes heridos, de los cuales 16 son catalogados como graves y fueron trasladados a distintos hospitales, además de 22 detenidos.

Aunque la coordinadora del movimiento 25S dejo claro que su intención era sólo rodear el Congreso de los Diputados y hacerlo de manera pacífica, la protesta del día de ayer se convirtió en batalla campal entre policías y manifestantes.

Miles de policías custodian fuertemente el Congreso pues el gobierno ya advirtió que no se permitirá “bajo ningún concepto que se rodee o que se tome” el Congreso.

La protesta inició alrededor de las 2 de la tarde, a las cinco los manifestantes iniciaron marcha pacífica, sin embargo a las siete ya había saldo de 15 personas detenidas y 6 manifestantes heridos.

Con gritos de “Si no hay solución habrá revolución”, “El pueblo unid o jamás será vencido”, “Que no, que no, que no tenemos miedo”, “Menos Policía, más educación”, la marcha duró varias horas, hasta que la policía, a veces con cargas de policías y otras veces a empujones, obligó a los manifestantes a disolverse.

Las protestas en contra del gobierno no sólo ocurrieron en Madrid, pues ciudades como Barcelona, Oviedo, Murcia y Sevilla, entre otras también las vivieron.