Explosión en ducto de Hidalgo deja 21 muertos y 71 heridos; el número de víctimas podría crecer Imprimir
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Viernes, 18 de Enero de 2019 19:45

Controlaron el incendio cinco horas después; hay al momento 53 desaparecidos; atienden en CDMX a los lesionados de gravedad.

 

Tlahuelilpan, Hgo., La explosión ocurrida ayer por la tarde en una toma clandestina de un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el poblado de San Primitivo, municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, dejó 21 muertos y 71 heridos, informó el gobernador Omar Fayad Meneses. Advirtió que el número de víctimas podría crecer.

 

Además, hay 53 desaparecidos, señaló Víctor Levy, director de Protección Civil del vecino municipio de Mixquiahuala. Elementos del Ejército Mexicano pusieron en marcha el Plan DN-III, que incluye el resguardo del sitio, en coordinacion con Protección Civil de Tlahuelilpan y municipios vecinos. Al lugar se trasladaron los secretarios de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González; de la Marina, José Rafael Ojeda Durán, y de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, así como el director de Pemex, Octavio Romero.

 

Cerca de la 22:30 horas los funcionarios salieron de la zona de desastre rumbo al Colegio de Bachilleres de Tlahuelilpan, donde el gobernador instaló el centro de mando para atender la contingencia. Pasada la medianoche, al lugar arribó el presidente Andrés Manuel López Obrador, procedente de Aguascalientes, a donde se había trasladado para actividades programadas para hoy.

 

El estallido ocurrió cerca de la carretera Teltipan-Tlahuelilpan. En ese lugar pasa un tramo del ducto por el que corre gasolina proveniente de Tuxpan, Veracruz, al centro de almacenamiento de Tula, Hidalgo. De acuerdo con las denuncias del presidente Andrés Manuel López Obrador, este conducto ha sido saboteado cinco veces desde que en diciembre pasado se inició la distribución de gasolina mediante pipas.

 

Trascendió que huachicoleros cargaron combustible y dejaron abierta la toma cuando se retiraron. Los pobladores, al darse cuenta de que la gasolina se derramaba, acudieron a llenar sus recipientes.

 

En ese ducto no sólo se distribuye el combustible, sino también el aditivo para su elaboración, por lo que se prevé que ésta se verá afectada en los próximos días.

 

La zona de desastre se ubica a no más de 500 metros del sector urbano de San Primitivo, por lo que centenares de habitantes se encontraban en el lugar: hombres, mujeres y hasta niños llenaban bidones, cubetas y otros recipientes.

 

De pronto se suscitó la explosión. Se escucharon gritos de auxilio y todo fue un caos. Varias personas corrían en llamas, otras gritaban y varias más se revolcaban de dolor.

 

Dos horas antes del estallido (que Pemex ubica a las 18:56 horas, aunque el gobierno del estado dijo que fue a las 19:10) se reportó la fuga de gasolina, y aunque fueron cerradas las válvulas, el carburante continuó saliendo.

 

El torrente de combustible, según un video grabado por un lugareño, alcanzaba unos 20 metros de altura y era visible a varios kilómetros de distancia, según constató La Jornada. Algunas personas que se encontraban recolectando combustible lograron salir con vida, pero con graves quemaduras de segundo y tercer grados.

 

Los cadáveres que hasta el momento han sido sacados del lugar de la explosión están totalmente calcinados.

 

En el hospital regional de Tlahuelilpan todo era caos. Una gran cantidad de pobladores acudieron a preguntar si ahí estaban sus familiares desaparecidos desde que ocurrió el desastre. Aunque se colocaron listas de las personas hospitalizadas, muchas aún no aparecían por ninguna parte.

 

Fue la sexta fuga de gasolina en Hidalgo producida por tomas clandestinas desde la tarde del jueves.

 

Elementos de bomberos, Protección Civil y de cuerpos de emergencia de varios municipios mexiquenses y de la Ciudad de México se trasladaron a Hidalgo para sumarse a las labores de apoyo y de traslado de heridos.

 

Alrededor de las 23 horas, siete hombres con quemaduras fueron ingresados al Hospital de Traumatología del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Lomas Verdes, en Naucalpan, estado de México, y en Magdalena de las Salinas, uno más.

 

Fuentes de la institución informaron que los heridos presentan quemaduras en 60 por ciento del cuerpo. De inmediato fueron atendidos por personal especializado. Al cierre de la edición se informó que habrá más ingresos.

 

La dirección central del IMSS todavía no daba a conocer la lista de lesionados internados en sus nosocomios.

 

Se reportó que fueron trasladados 28 heridos al hospital regional de Tula Tepeji, cinco al Issste de Mixquiahuala, nueve al hospital de Pemex en Tula y 17 al de Cinta Larga.

 

La Secretaría de Salud (Ssa) informó que se evalúa el estado de los lesionados y de acuerdo con la gravedad de sus heridas serán trasladados a otros nosocomios, incluidos los de alta especialidad.

De forma inmediata, ocho elementos de la corporación se trasladaron a Hidalgo con dos unidades y material de apoyo.

 

Por la mañana, en la comunidad de Ulapa, a unos 3 kilómetros de la cabecera municipal de Tetepango, en el Valle del Mezquital, ocurrió una fuga de gasolina en una toma perforada, de acuerdo con todas las versiones, por huachicoleros.

 

Autoridades municipales reportaron que el incidente se produjo alrededor de las 11 horas. La fuga alcanzó unos cinco metros de altura y formó un riachuelo de hidrocarburo. La policía municipal resguardó el lugar en espera de las fuerzas federales y de elementos de Seguridad Física de Pemex.

 

También ayer, en Pachuca y Mineral de la Reforma fueron colgadas mantas que anunciaban la cacería de huachicoleros por una presunta banda del crimen organizado. (La Jornada)