Coronavirus: un fármaco de uso común reduce las muertes, según científicos de Gran Bretaña Imprimir
Noticias - El Mundo
Escrito por Redacción   
Miércoles, 24 de Junio de 2020 07:36

Un esteroide, la dexametasona, es el primer fármaco que se ha mostrado ayuda a salvar pacientes gravemente enfermos con coronavirus.

 

Londres,- En un inesperado signo de esperanza en medio de una pandemia que se expande, unos científicos de la Universidad de Oxford dijeron el martes 16 que un fármaco de bajo costo y comúnmente disponible redujo las muertes en pacientes graves de COVID-19.

 

La enfermedad causada por el coronavirus confirma el hallazgo, el medicamento, un esteroide llamado dexametasona, sería el primer tratamiento demostrado para reducir la mortalidad en pacientes gravemente enfermos.

 

Los investigadores calcularon que si los médicos hubieran usado el fármaco para tratar a los pacientes más enfermos por la COVID-19 en Gran Bretaña desde el comienzo de la pandemia, podrían haberse evitado hasta 5000 muertes.

 

En casos graves, el virus ataca directamente las células que recubren las vías respiratorias y los pulmones del paciente. Pero la infección también puede provocar una reacción inmune abrumadora que es igual de dañina.

 

Las tres cuartas partes de los pacientes hospitalizados con la COVID-19 reciben algún tipo de oxígeno suplementario.

 

El medicamento parece reducir la inflamación causada por el sistema inmune, protegiendo los tejidos.

 

En el estudio, la dexametasona redujo en un tercio las muertes de los pacientes que respiraban con ventiladores y en una quinta parte las muertes de pacientes que se encontraban recibiendo oxígeno.

 

Hasta ahora, los hospitales de todo el mundo no han tenido nada que ofrecer a estos pacientes desesperados y moribundos, y el prospecto de un tratamiento salvador al alcance de la mano en casi todas las farmacias, fue recibido por los médicos con una especie de euforia.

 

“Suponiendo que cuando pase por la evaluación de los pares se ratifique —y estos son investigadores reconocidos—es un enorme avance, un gran avance”, dijo Sam Parnia, neumólogo y profesor asociado de medicina en la Escuela de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York. “No puedo enfatizar lo importante que esto podría ser”.

 

Pero el informe también llega inmediatamente después de una serie de errores y retracciones en la literatura científica, a medida que los científicos se apresuran a publicar investigaciones sobre el coronavirus.

 

Si bien los hospitales del Reino Unido pudieron comenzar a tratar a pacientes gravemente enfermos de COVID-19 con dexametasona, muchos expertos en Estados Unidos exigieron ver datos y el estudio en sí, que aún no han sido revisados por pares ni se han publicado.