Atinada designación en la CEDH Imprimir
Opinión - Columnas
Escrito por Benito Abraham Orozco Andrade   
Viernes, 12 de Abril de 2019 16:59

Benito Abraham Orozco Andrade.

        

Después de un complicado proceso para elegir al titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), finalmente el Congreso del Estado se decidió por el abogado Néstor Manuel Armendáriz Loya, egresado de la Universidad Autónoma de Chihuahua, donde también estudió la maestría en derechos humanos.

 

De los aspirantes que fueron considerados en las dos ternas que se formaron, he tenido la oportunidad de conocer al mencionado profesionista y al Lic. Carlos Gutiérrez Casas, de quienes, no dudo, cualquiera de los dos reúnen el perfil adecuado para ocupar tan exigente responsabilidad.

 

El Lic. Armendáriz Loya cuenta con una vasta formación y experiencia en materia de derechos humanos, que indudablemente pondrá al servicio de todos los habitantes del estado que requieran ser defendidos de los incesantes atropellos de diversas autoridades.

 

Dicha afirmación la sustento en el conocimiento personal que tengo, al haber constatado gratamente parte de su desempeño como Visitador Titular de la CEDH en la oficina de ciudad Cuauhtémoc, en donde pudimos coincidir en algunas actividades que involucraban a nuestros respectivos trabajos, ya sea en pláticas, conferencias, cursos, etc., además de haber tenido referencia directa de personas que acudían a él solicitando su auxilio, quienes tuvieron una atención satisfactoria.

 

Es de destacar del nuevo presidente de la CEDH, no sólo un pleno dominio de la materia derecho-humanista, sino también una marcada sencillez como persona, de una alta calidad humana, que inequívocamente favorecerán un trato cercano con la sociedad.

 

Cuando se dio a conocer la designación del Lic. Néstor Armendáriz como presidente de la CEDH, el conductor de un programa de radio que daba a conocer la noticia, desafortunadamente se enfocó en destacar el posible alto salario mensual que percibirá el ombudsman chihuahuense, agregando que se verá muy beneficiado en razón de que “no tendrá nada que hacer”. Considero que es un comentario muy por demás irresponsable y mal intencionado, pues seguramente no ha de conocer ni las funciones y carga de trabajo de la citada Comisión, ni el dinámico profesionalismo que caracteriza al multimencionado abogado.

 

Definitivamente el reto será mayúsculo para el Lic. Armendáriz Loya -y él lo sabe en virtud de que desde el año 2003 ha venido laborando con diferentes cargos en la CEDH-, y las altas expectativas que nos pudiéramos formar en cuanto a su desempeño en favor de la población estatal, no derivan de discursos o promesas de una campaña electoral (que en muchos casos a la postre sólo resultan en decepciones), sino de los resultados positivos que hasta el momento ha dado en el servicio público.

 

Esperemos que las condiciones en que lleve a cabo sus funciones no le impidan ejercerlas con eficiencia y eficacia, y que las autoridades que sean denunciadas ante el órgano que dirigirá aporten las facilidades necesarias para que pueda rendir buenas cuentas. Enhorabuena estimado Lic. Néstor Manuel Armendáriz Loya.