México lamenta el último vuelo del artista Francisco Toledo. Imprimir
Cultura - Arte y Cultura
Escrito por Viviana Mendoza   
Jueves, 05 de Septiembre de 2019 23:56

Viviana Mendoza Hernández.

 

El pintor Francisco Toledo está colmado de referencias locales, regionales y de conocimientos del arte internacional. Es un excéntrico, el primitivo que funda instituciones culturales, el pintor cultivado que se asume como parte del fluir de la naturaleza. […] Le ha dado su nombre a una manera de recrear y transfigurar la realidad y, sin quererlo, ha originado una escuela o una cauda de imágenes que en las suyas se inspiran en vano”, escribió el cronista Carlos Monsiváis sobre el artista oaxaqueño en la introducción del libro, "Obra gráfica para Arvil"" 1974-2001 (2001).

 

Entrevista 2015 vía El País http://bit.ly/2m1HzQi

"Para recordar a los 43 estudiantes desaparecidos hizo papalotes (cometas) con sus rostros y los puso a volar.

 

¿Por qué?

 

Fue un gesto que preparamos con los niños de la escuela. Hay una costumbre del sur: cuando llega el Día de los Muertos se vuelan papalotes porque se cree que las almas bajan por el hilo y llegan a tierra para comer las ofrendas; luego, al terminar la fiesta, vuelven a volar. Como a los estudiantes de Ayotzinapa los habían buscado ya bajo tierra y en el agua, enviamos los papalotes a buscarlos al cielo".

 

La noche de este jueves 5 de septiembre, familiares del artista plástico Francisco Toledo reportaron su muerte a los 79 años producto de cáncer pulmonar, uno de los artistas oaxaqueños más importantes, murió en la capital del estado.

 

En la página oficial del artista salió el mensaje: 

 

"La familia Toledo comunica con profunda tristeza que el maestro Francisco Toledo ha fallecido.

 

Pedimos respetar nuestro dolor, y la manera en que nuestro padre manejó su intimidad. Gracias por sus muestras de cariño y su compresión.

 

A partir de las 23:30 horas de este 5 de septiembre en el IAGO ( Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca) habrá una ofrenda para quien quiera acudir".

 

Datos biográficos: 

 

El 17 de julio de 1940, nació Francisco Benjamín López Toledo, el cuarto de siete hijos de Francisco López Orozco y Florencia Toledo Nolasco. Lagartos, grillos, chapulines, armadillos, coyotes, peces, tortugas, iguanas, culebras, conejos y cocodrilos son los interlocutores de Francisco Toledo en su obra, la cual a través del pincel, la pluma y el lápiz los reinventa y vuelve míticos.

 

El pintor, grabador y ceramista señaló en entrevista a Angélica Abelleyra que los insectos son para él un interés formal. “Cuando uno dibuja, hace estilizaciones del ser humano, de los cuerpos y todo eso lleva hacia el insecto. Estamos hechos como ellos… nada más hay que ver las patas y la cabeza, un mismo orden, estructura, la cercanía de la forma. Pero en realidad no sé muchas cosas de los insectos. No me he puesto a estudiarlos ni a coleccionarlos. Sucede simplemente que es una forma de vida que algunas veces me ha afectado”.

 

Francisco Toledo es considerado el artista plástico vivo contemporáneo más importante de México. Para Carmen Gómez del Campo, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap), la obra de Francisco Toledo resulta fascinante, conmovedora y sacudidora en todas sus muestras polifacéticas.

 

“Algo que siempre me apasionó de Toledo fue su obra. Esa parte tan primitiva, tan moderna, colocándose dentro de un arte regional en el que recuperó sus raíces oaxaqueñas. Pero él va más allá, es un artista universal”, expresó Carmen Gómez del Campo.

 

El artista, impredecible y polifacético, maneja varios oficios: pintor en diferentes técnicas, collage, encáustica, fresco, acuarela y gouache; cerámica; tapiz y modelado.

 

Carmen Gómez del Campo señala en entrevista para Conaculta, que cada técnica le permite a Francisco Toledo sacar modalidades distintas. “Creo que los materiales le permiten expresarse. Por ejemplo, con la cerámica recupera volúmenes, formas, le da vida a sus figuras. Sabemos que es un gran lector de literatura, sino fuera por el grabado seguramente esta expresión no podría darse. No hay una modalidad que se sobreponga a otra o sea mejor, cada una le permite expresar cosas distintas y eso que expresa se convierte en algo único”.

 

Expuso que Toledo presenta una maestría y pureza en el manejo de la técnica con la que es capaz de acercarnos y poner en las formas contemporáneas todo lo primitivo que tiene la condición humana.

 

“Aquí y en cualquier parte del mundo esa trascendencia y universalidad le da ese carácter. Me parece que en parte es por recuperar esa condición de primitivo, que es lo que lo coloca como uno de los artistas mexicanos contemporáneos más destacados, sin lugar a duda”, afirmó.

 

La autora del libro Miradas a Francisco Toledo comentó que el artista comprometido con sus raíces indígenas construye su trabajo siempre en un borde, un umbral, el cual toca un mundo que nos es dado a la mirada. “Su obra es humana. Él hurga en ese mundo al que los normales no tenemos acceso, simplemente se sumerge en el submundo en algunas de sus obras en óleo, lo trae como lo hace con el grabado o la cerámica, para que lo toquemos, lo veamos, transmitiéndolo de alguna manera”.

 

Francisco Toledo compartió con la periodista Angélica Abelleyra, quien realizó un retrato biográfico del pintor presentado en el libro Se busca un alma, que sus padres vivían en Minatitlán, Oaxaca, y que él nació en la Ciudad de México. “Nunca tuve una liga con ese lugar, uno es de donde se siente”.

 

En la publicación se explica que Toledo no quiso radicar en la colonia Del Valle del Distrito Federal ni ir a Acayucan, lugar donde radicó su padre, sino estar en Ixtepec porque allí vivían unas tías que lo cuidaban y ahí habían vivido sus padres. Posteriormente se interesó en Juchitán por ser un lugar con más tradición y también el sitio de donde surgían todas las historias que había escuchado. “Sintió que ése era el lugar, por la riqueza de la lengua y de la cultura zapoteca”.

 

Su formación:

 

El artista mexicano, a los 11 años vivía en Oaxaca, donde cursó la secundaria y estudió grabado con Arturo García Bustos y Rina Lazo; a los 17 viajó a la Ciudad de México, pero el periodo de inscripciones en las escuelas de San Carlos y la Esmeralda habían cerrado, quedándole la opción de ingresar a la Escuela de Diseños y Artesanías, donde los pintores Castelar, Dosamantes y Silva Santamaría serían más que sus maestros.

 

Francisco Toledo se asumió pintor desde sus muy tempranos inicios, pero le interesaba dominar técnicas de grabado sobre linóleo, madera y metal, y de relieve como la litografía, que además de multiplicar la imagen, implicaran tal rigor, que sólo su total dominio permitiera el lujo de introducir el azar como una voluntad propia de la forma.

 

En 1960, con 20 años de edad, el artista viajó a París para ingresar al taller de S.W Hayter. Allá conoció a Rufino Tamayo y Octavio Paz. Estableció estrecho contacto con los talleres de grabado Murlot y Bramsen & Clot. Permaneció ahí cinco años en los cuales frecuentó galerías y museos y diversificó su cultura plástica. Después viajó a Nueva York para exponer obra gráfica realizada en el taller de Kahlil. Luego en México, trabajó en el taller de Mario Reyes.

 

A su regreso a nuestro país afirmó su necesidad de vincularse más orgánicamente a su primera cultura en viajes frecuentes a Juchitán y Oaxaca. Regresó con una técnica pictórica depurada que no dejaría de enriquecer, así como con la influencia de ideas plásticas de artistas de distintas escuelas europeas, como Alberto Durero, Paul Klee o Marc Chagall.

 

Francisco Toledo recuperó técnicas antiguas e investigó otras nuevas, tanto en la pintura como en la escultura y la cerámica. Diseñó tapices que realiza con los artesanos de Teotitlán del Valle.

 

Su trabajo fue cada vez más reconocido y valorado. Realizó exposiciones en  galerías y museos, como la retrospectiva de 1980 en el Museo de Arte Moderno que reunió cerca de 500 piezas.

 

De Francisco Toledo se han observado dibujos y tintas reunidos en los Cuadernos del insomne, Cuadernos de la mierda y Cuadernos de los insectos; los (anti) homenajes a Benito Juárez en collage y mixtas sobre fósil; su manual de  zoología fantástica en acuarela y gráfica; su insectario en tinta y acuarela; sus platos, vasijas y murales en cerámica, dando vida a cangrejos y tortugas; sus series gráficas sobre la muerte; autorretratos en fotografía, óleo al temple y xilografía; las bicicletas, máquinas de coser y escenas de lucha libre transportados al óleo sobre papel; los mapas y planos juchitecos en papel amate, papiro y acuarela; los animales hechos en caparazones de tortuga, hojas de coco, pistaches, huevos de avestruz y cera.

 

Toledo en Chihuahua:

 

 Del 12 de marzo al 15 de mayo de 2016en  en el Museo Casa Redonda de Chihuahua  estuvo la exposición: "Pinocho por Toledo" muestra 55 obras contenidas en 102 páginas, dos pastas y dos guardas, realizadas en técnica mixta (pastel y pastel graso sobre papel reciclado) donde Francisco Toledo retrató su visión del cuento clásico de Pinocho, donde podremos deleitarnos con una visión cruda del artista hacia la narrativa de Carlo Collodi, creando toda una iconografía en la obra pictórica la cual debió presentarse como "libros" porque Toledo realizó trabajos en ambos lados del material o lo hizo del doble del tamaño promedio necesitando poder acomodarlos de manera que se viera continuidad en el trabajo.

 

Se distingue por supuesto el dominio del dibujo que ha caracterizado el trabajo del artista, así como una paleta que se vincula con lo térreo o lo natura. Una geometría personalísima es la que ha trazado Francisco Toledo al volver a imaginar a su Pinocho. Un universo de sinuosidades, que se percibe como si fuera visto a trasluz gracias al magistral juego de tonos pastel. Una geometría fantástica que surge de los pliegues ocultos de la conciencia del autor y se revela en perturbadores maravillas. Hay aquí toda una zoología lúdica, sin duda, que habita un mundo en el que atraen la mirada de las marionetas, la profundidad de la boca de los peces, los intensos ojos felinos. Y continuamente está Pinocho afanándose sin pausa entre las otras criaturas y los objetos, ante los rayos pálidos de la luz.

 

Labor social:

 

Además de su obra plástica, Francisco Toledo es conocido por su labor altruista y compromiso social. Era observador, crítico y ecologista, su obra también hace una denuncia de la deforestación y la destrucción de la naturaleza. Desde hace más de 30 años, a través del Patronato Pro defensa del Patriconio Cultural y Natural de  Oaxaca, (PRO-OAX) ha pugnado por el cuidado al medio ambiente con iniciativas como el rescate de la flora endémica de Oaxaca al promover la creación del Jardín Etnobótanico; su incasable activismo para evitar que el gobierno de Gabino Cué Monteagudo desapareciera  la reserva ecologica del cerro del Foertín, que finalmente ocurrió por la torpeza e insensibilidad del gobierno aliancista, así como lograr que el Cebtro de las Artes de San Agustin (CaSa), se el único a nivel nacional con un modelos sustentable para el cuidado del agua, flora y fauna en esa comunidad.

 

Fundó el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, promovió la creación del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) inaugurado en 1992; del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y del Museo de los Pintores.

 

Impulsó la restauración del monasterio agustino donde funciona ahora el Centro Cultural Santo Domingo. Creó en Etla, cerca de la ciudad de Oaxaca, un taller de papel de materiales orgánicos que da trabajo a la población, y rescató parte de una factoría de hilados.

 

Impulsa el mundo cultural y las posibilidades artísticas de los invidentes con bibliotecas, exposiciones palpables o escuelas de arte y fotografía. Fundó el Patronato para la Defensa y Conservación del Patrimonio Cultural y Natural de Oaxaca, A.C (Pro-Oax).

 

Otro ejemplo de su actividad fue en agosto de 2017  en un spot  difundido por el gobierno municipal en redes sociales apoyó la campaña para la separación de desechos. Con guantes anaranjados, cómo los utilizados por el personal de limpia municipal dos botes, uno para basura   orgánica y otro para la inorgánica, el artista plástico  ejemplificó cómo separar la basura. A su espalda, como escenografía, el templo de Santo Domingo pero también a sus pues bolsas de basura tomadas de las acumuladas en  las calles aledañas al Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca. (IAGO). “Entre todos tenemos que resolver el problema”, expresaba Toledo en el spot También dio instrucciones para que las y los ciudadanos,  se sumaran a la jornada de recolección  de basura orgánica para ser llevada a centro de acopio en tanto, se resolvía cerrado el basurero municipal. 

 

Ante ese amplio legado las instituciones culturales de México reaccionaron en redes sociales al saber de su muerte: 

 

Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca:

 

" #Oaxaca está de luto, uno de sus hijos predilectos ha fallecido este día. Extraordinario pintor, promotor cultural y ambientalista, defensor de las costumbres y tradiciones.

Maestro Francisco Toledo, descanse en paz".

 

 "Hoy México ha perdido a uno de sus más grandes artistas plásticos, hombre creativo e irreverente, cuya genialidad siempre estuvo a la altura de su compromiso social. El #INAH lamenta profundamente la muerte del maestro Francisco Toledo. Descanse en Paz".

 

"Lamentamos la perdida por el fallecimiento del maestro Francisco Toledo, y recordamos con gran cariño el gesto de donar el primer lugar del concurso de papalotes en el Festival de las Aves Oaxaca 2016, además de firmarlo.
#DEP gracias por su apoyo"

 

Museo Memoria y Tolerancia: "Lamentamos profundamente el fallecimiento del gran artista mexicano Francisco Toledo, quien enriqueció enormemente nuestra cultura y fue un defensor comprometido de los pueblos indígenas y de nuestro patrimonio".

 

"Maestro semilla creativa, dejaste sembrada tu sabiduría, tu generosidad, tu mirada.

 

Para el Museo Nacional de Culturas Populares es un honor haber colaborado con el maestro Francisco Toledo.

 

Descanse en paz".

 

"Desde la Secretaría de Cultura lamentamos profundamente el fallecimiento de #FranciscoToledo, quien no solo fue conocido por su talento y el toque irreverente y transgresor de sus obras sino también por ser un luchador social.

 

México ha perdido a uno de sus más grandes artistas".

 

A través de su cuenta de Twitter, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto comentó:

 

Alejandra Frausto

?

@alefrausto

 · 2h

Los ojos más vivos que han visto Oaxaca.

Los ojos más bellos que lo recrearon todo.

La tierra va a perder gravedad.

Hombre tierra con pies de maíz.

Caminaba surcando, caminaba sembrando, caminaba exigiendo:  caminaba floreciendo.

Cada paso de Toledo germinaba.

 

Alejandra Frausto

?

@alefrausto

Su paso era como la semilla de maíz, la de calabaza, la de chile y de frijol de la milpa más bella que nadie haya creado.

Rayones, dibujo excelso, chango murciélago elefante chapulín.

El zapoteco se oyó en coros que lo inventaron todo con ese canto tuyo FRANCISCO Toledo.

 

Secretaría de Turismo de México

 

"“Cada quien tiene su historia, sus intereses, cada quien hace lo que su corazón le dicta”.

 

México ha perdido a uno de sus más grandes artistas, Francisco Toledo. Incansable luchador social, amante de su tierra oaxaqueña y de sus raíces zapotecas.

 

Descanse en Paz".

 

https://www.gob.mx/cultura/prensa/francisco-toledo-un-artista-universal?state=published

http://devenir.com.mx/diario/index.php?option=com_content&view=article&id=43207:inauguran-exposicion-de-francisco-toledo-en-casa-redonda-&catid=42:arte-y-cultura&Itemid=62

https://www.ciudadania-express.com/2017/08/28/ante-crisis-ambiental-francisco-toledo-llama-a-la-ciudadania-a-separar-basura/

https://www.posta.com.mx/museos/pintor-francisco-toledo-vuela-papalotes-por-ayotzinapa-0