Poco debate; mucho lucimiento, ideas apresuradas y ataques entre Borruel y Duarte Imprimir
Escrito por Sergio Armando Ramírez Ruiz   
Martes, 08 de Junio de 2010 20:20

Copia fiel del evento de Ciudad Juárez,  prefieren atacarse que ofrecer ideas claras a votantes

Nada nuevo dejó la segunda parte del debate que sostuvieron los candidatos a la gubernatura Carlos Borruel Baquera de Acción Nacional, César Duarte Jaquez del Revolucionario Institucional y Luis Adolfo Orozco del Partido de la Revolución Democrática. Antes que debatir sus propuestas con altura y dejar en claro a la ciudadanía como van a gobernar a Chihuahua, si llegan, se dedicaron simplemente a privilegiar el ataque y exponer ideas y propuestas a mata caballo, siendo este evento una copia fiel de lo sucedido en Juárez, muy repetitiva, aunque un poco mas fluida y menos acartonda.

 

El evento se desarrollo en el Complejo Cultural del Instituto Chihuahuense de la Cultura, específicamente en el Teatro Fernando Saavedra, a donde se dio cita un buen número de medios de comunicación estatales, políticos de los partidos involucrados, incluyendo a los titulares estatales de los tres partidos políticos involucrados, y uno que otro ciudadano que acudió para ver si ahora si los candidatos daban la nota buena, si se daba algo diferente, si ahora si se daría el debate de verdad.

Borruel se vio un poco mas fulido, tranquilo e incluso irónico, al reclamarle al candidato priista su falta de conocimiento de la historia, cuando Duarte hizo alusión a la ganadería. Duarte le reviró la aclaración señalando que él si conoce los 69 municipio del estado, y que la ganadería empezó poco después de la llegada de los españoles.

Borruel reclamó a Duarte el que se estuviera adjudicando todas las obras realizadas en Chihuahua, "es una falta de respeto al señor gobernador, decir que todo se hizo desde la cámara de diputados", que le va a dejar al gobernador de obra, reclamó, al tiempo que acusaba la alianza con los otros partidoss de ser satélites que buscaban solo prebendas, cargos y canongías.

Duarte respondió señalando que a él le habian levantado la mano cinco representantes de partidos políticos del estado, y reclamó que Borruel va solo, ni siquiera sus compañeros de partido lo apoyan, o al menos no he visto que Cuarón haya levantado la mano de Borruel en reconocimiento de su triunfo , dijo en tono sacastico.

Soy Carlos Borruel y unidos todo es posible, repetía al término de cada intervención el candidato del PAN, a lo que Duarte respondió diciendo que hundidos todo es posible. Borruel por su parte lo mandó a Las Vegas después de la elección del 4 de julio para que disfrutará de merecidas vacaciones permanentes, en tanto que Duarte hizo lo mismo, en alusiones rónicas sobre el descanso que pudiera merecer el candidato perdedor.

Los que dieron la nota fuerte del debate fueron el diputado local panista Roberto “Pony” Lara y el presidente del Comité Municipal del PRI, Pedro Domínguez, quienes en medio de la efervescencia que se vivió a las afueras, se dieron de empujones al término del encuentro, en tanto que jóvenes pertenecientes a las militancias priistas y panistas  se apersonaron a las mismísimas puertas del teatro “tirando porra” a sus respectivos candidatos, por lo que la policía estuvo pendiente para evitar una posible confrontación. La situación no pasó de vociferar palabras altisonantes a uno y otro candidatos, acusandose ambos partidos por medio de comunicados de enviar grupos de choque para reventar el evento

En cuanto al desarrollo del evento no hubo novedad alguna, ya que los tres candidatos solo volvieron a reformatear las propuestas presentadas allá en Juárez y en cuanto se presentó la oportunidad, se enfrascaron en ataques y resaltaron la ignorancia de uno y otro candidato, principalmente Borruel y Duarte, que no cesaban de comentar situaciones en las que incurría su adversario, al momento que se tocaban los temas de Desarrollo Regional, Desarrollo Industrial, Gobierno y Rendición de Cuentas, más nada claro y diferente se vio en esta segunda parte.

El que si dejó mucho que desear fue el candidto del PRD, Luis Adolfo orozco, que en mas de un ocasión se quedaba callado ante la falta de argumentos o ideas claras para continuar con su intervención, dejando en claro que la competencia por llegar la gubernatura es solamente de dos. Lástima porque el PRD tiene excelentes exponentes que no llegaron.

Orozco arremetió contra Calderón y Reyes Baeza cuanto tocaron el tema de remoción a los que les exigió renunciar, por la pobreza de su actuación y ante la ola de violencia en que tienen sumido al estado y al país, e incluso acusó de piratearse hasta al vasco Aguirre, por aquello de que había que dar el paso del si se puede, al si se pudo, lo que causó hilaridad entre los presentes.