Prisionero de Conciencia Imprimir
Opinión - Devenir
Escrito por Valentín Ramírez Llanes   
Jueves, 17 de Diciembre de 2015 10:07

Valentín Ramírez Llanes.

Un "Prisionero de Conciencia" es aquella persona que ha sido encarcelada por enarbolar y defender sus ideas, incluso por ejercer la defensa de derechos de otros que aparecen como desfavorecidos, sobajados por gobiernos y grupos, siempre y cuando no hayan propugnado o practicado la violencia en su actuar, y se reflejen inscritos en ámbitos del respeto y defensa de los derechos humanos de grupos desfavorecidos.

Lo anterior le queda al dedilo a José Humbertus Pérez Espinoza, lider del Frente Mexiquense de Defensa de la Vivienda, no solamente en el estado de México, su virtud ha sido salir a otras entidades como Chihuahua, donde nos tocó ser testigos de su loable labor, en la que no busca sino apoyar a gentes que desconocen o no pueden defenerse de la voracidad de los construtores que practican megafraudes materia de vivienda

El frente tiene entre sus objetivos defender a ultranza a los beneficiarios de préstamos hipotecarios para solvertar la compra de vivienda con acciones legales y pacíficas, siempre dentro de la ley, estrategia que le estaba dando excelentes resultados al abogado Humbertus Pérez dada la voraciidad e ilegalidad de constructoras e inmobiliarias, que de inmediato fue sometido por la fuerza del poder del estado de México, cual si fuera un delincuente de alta peligrosidad, el gobierno le fabricó un delito, llegando al extrremo de acusarlo “con pruebas” de robo con violencia a casa habitación, obvio con pruebas prefabricadas, aplicando en este caso, el principio de que la ley deber ser pronta y expedita, el lider fue detendido y encarcelado, lo que le da el carácter de “Prisonero de Conciencia, tal como sucede con muchos lideres y activistas que luchan por la aplicación de la legalidad y la defensa de los derechos humanos.

El frente mexiquense de defensa de una vivienda digna, es un movimiento de la clase media que se originó con el objetivo central de defender el patrimonio familiar que con mucho esfuerzo la gente trata de obtener, y denunciar a la “economía del crimen inmobiliario e hipotecario” en México, que durante los últimos diez años han defraudado a millones de mexicanos que de buena fe compran y adquieren viviendas mediante un crédito hipotecarion, y aqui está el problema, porque no son pocaas las constructoras e inmobiliarias que hacen fraude a la hora de cobrar los créditos, al grado de que en muchos casos tratan de despojar “legalmente” de sus viviendas a las familias.

En esa función estaba nuestro personaje, cuando la espada de Damócles, ejercida con alevosía, ventaja y trampa, le cayó sobre su cabeza, dirigida desde el escritorio de nogal del gobernador del estado de México, Eruviel Avila, alfil de Peña Nieto y probable contendiente p en el rejuego de la política presidencialista.

Humbertus Pérez es victima de la violencia institucional ejercida desde el gobierno del Edomex, y se ha convertido en un “Prisionero de Conciencia” al ser violentado e impedido físicamente por la prisión, de expresar y exigir la aplicación de la ley en casos de abuso de inmobiliarias, que amparados a la sombra de los gobiernos actuan impunemente contra el patrimonio de mucha gente, que por desconocimiento y falta de información de derechos y obligaciones, son despojados brutalmente de lo que les corresponde, y que muchas veces no alcanzan a liquidar en vida.

Albertus es, y ha sido, una persona que se ha desempeñado honestamente en defensa de casos de abuso inmobiliario, y el cobro de la autoridad, coludida con la voracidad de inmobiliarias es la repression, la detención, la amenaza extendida a su familia, hasta que llegó a la carcel, donde actualmente se encuentra en espera de justicia este luchador social, producto de los resultados obtenidos con su gestión de defensa legal.

La campaña Appeal for Amnesty que se aplica desde 1961, define a los “Prisioneros de Conciencia”, como cualquier persona que sea encarcelada por expresarse y defender derechos de las personas sin ejercer violencia en cualesquier parte del mundo, campaña que propugna por ofercer a esos prisioeros de conciencia soporte jurídico y público, para sacar de situación de ingominia a personas que sea objeto de violencia institucional contra su persona.

Amnistía Internacional ha presionado a los gobiernos desde que fue fundada, para liberar a las personas que se consideran ”Pisioneros de Conciencia”, independientemente de que los gobineros represores coludios suelen negar que los prisioneros tengan el estatus de “Prisioneros de Conciencia” y los califica simple y llanamente como un peligro para la seguridad del estado, la libre empresa y la sociedad en sus conjunto.

Humbertus Pérez es un "Prioneros de Conciencia", sometido por la fuerza brutal del gobiero del Estado de México, y desde luego no es un peligro para la sociedad como lo quieren hacer aparecer, cuando los verdaderos delincuentes de cuello blanco están protegidos con el manto negro de la impunidad, propiciada por las autoridades que medran con el patrimonio de las familias al amparo de una ley retorcida al antojo.

¿Cuantos más prisioneros de conciencia tendremos en México?