Acelerados Imprimir
Opinión - Devenir
Escrito por Isaías Orozco Gómez   
Domingo, 16 de Diciembre de 2018 12:39

Isaías Orozco Gómez.

 

El licenciado Andrés Manuel López Obrador, no lleva ni un mes de haber protestado como Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos (EUM) y, por ende, de estar construyendo, oficialmente y de hecho, la “Cuarta Transformación” del país; cuando ya se habla de que algunos de los más comprometidos con esa cuarta transformación de México; así como de algunos “políticos distinguidos” de otros partidos, sobresalientemente de la derecha, de estar “grillando” para posicionarse como futuros y sólidos sucesores del actual primer mandatario de la Nación.

 

Entre otros de Morena, se señalan como aspirantes y suspirantes a llegar a la grande en el 2024, a Ricardo Monreal y a Marcelo Ebrard. De otros partidos y/o corrientes políticas, a Gerardo Fernández Noroña (PT-Morena), Esteban Moctezuma (PRI-Morena); Javier Corral Jurado y Rafael Moreno Valle Rosas (PAN). Del PRI, todavía no se atreven a sacar la cabeza algunos de ellos, pero seguramente, una vez que se repongan de la histórica y estrepitosa caída  que sufrieron en la jornada electoral  del recién pasado domingo 1 de julio, sabremos el nombre o los nombres de esos futuristas acelerados.

 

En el ámbito estatal, se está pasando por igual o más intensa situación de acelerados que ya se ven ocupando en el 2021, la poltrona que ocupa el actual gobernador constitucional de Chihuahua, licenciado Javier Corral Jurado. De tal manera, encontramos a militantes de su propio partido conservador o de derecha como  la presidenta municipal de Chihuahua, en turno, Maru Campos; al senador Gustavo Madero; diputado federal Mario Mata (siendo presidente municipal de Delicias, le llamaban Mario Rata); al presidente municipal de Juárez, Armando Cabada (controvertido independiente); a Cruz Pérez Cuéllar (según Jaime García Chávez: panista de origen, duartista por conveniencia, usufructuario en la tarea que le encomendó el tirano bajo las siglas del movimiento ciudadano, y hoy morenista de nuevo cuño); al súper delegado de AMLO-MORENA en el estado, Juan Carlos Loera de la Rosa…

 

Pues bien, todos los susodichos y demás “ambiciosos” del poder público y, en consecuencia, de la fácil acumulación de capitales, están en su derecho legal y legítimo; nada más y nada menos, que no deben olvidar que a partir de la segunda década del siglo XXI, los mexicanos, los chihuahuenses y los pueblos del mundo entero, unos más avanzadamente y otros en proceso de avance, han superado de manera tangible en cantidad y cualitativamente: su cultura, su pensamiento, sus saberes y conocimientos políticos, ideológicos,  económicos, científicos, tecnológicos, sociales y culturales; impulsados por la propia información y formación escolarizada “acostumbrada”, y por el uso cotidiano, parejo, de las redes sociales que proporciona el imparable progreso de la Cibernética. Es decir, a la ciudadanía, a la población toda, ya no tan fácilmente se le “engatusa”, se le apantalla, con la clásica verborrea demagógica de la “clase política”.

 

En el sexenio nacional de la “Cuarta Transformación”  que inicia bajo la enorme responsabilidad del licenciado Andrés Manuel López Obrador y de su partido político Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), en lugar de –algunos de sus importantes miembros del gabinete– estar pensando en la sucesión del 2024, trabajar más que nunca y que en ningún otro sexenio, a llevar la cosa pública a una DEMOCRACIA de PLENA CIUDADANÍA, para lo cual habrán de asumir los siguientes desafíos:

 

“Devolverle el prestigio a la política, para lograr que el ciudadano y el pueblo en general crea en ella, llenarla de contenido, relevancia y sentido.

 

“Redimensionar el ESTADO en tanto esfera de lo público, recobrar el espacio que hoy de manera significativa le despojan los poderes fácticos, REINVENTARLO como gestor de proyectos colectivos.

 

“Subordinar la ECONOMÍA a la POLÍTICA, re-conciliar el MERCADO con el ESTADO, darle voz a la gente para escoger el MODELO económico, hacer que éste sea de DESARROLLO HUMANO.

 

“Ser ciudadanos, también, de la aldea GLOBAL, cosechar las promesas de la mundialización [que no globalización capitalista neoliberal], ampliando el margen de acción de los Estados y sociedades de América Latina.” (Christopher Patten, Prólogo, “La Democracia en América Latina Hacia una democracia de ciudadanas y ciudadanos”, Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2004).

Por lo que respecta a los gobernantes de las entidades federativas, municipales y del propio gobierno federal, es necesario recordarles que lo que apuntala a cualesquiera de las autoridades de los tres niveles de gobierno, es el trabajar por el bienestar de todos los gobernados, sin distinción alguna, es realizar obra pública, que efectiva, eficaz y oportunamente beneficien a toda la comunidad, esencialmente a los más “jodidos”, del municipio, del estado y de todo el territorio nacional. Siempre tener presente, que tanta promesa de campaña, ya no convence ni a los propios familiares de quien las hace, pues: OBRAS SON AMORES.

 

Qué ilusos, esos aspirantes y suspirantes a ganar las elecciones locales el próximo 2021 o las del 2024; cuando se siguen teniendo cientos de colonias sin los servicios públicos indispensables; agua, luz, drenaje, escuelas y espacios deportivos y recreativos dignos, transporte urbano público, pavimentación, seguridad pública…

 

Cuando, en cuanto llegaron a hacerse del gobierno estatal o municipal, se ensañaron contra los trabajadores (mujeres y hombres) que no son de su partido o burdamente, para colocar a sus correligionarios, “corrieron” o despidieron indigna y humillantemente, a cientos de ellos, de las diversas dependencias, pisoteando su experiencia, sus conocimientos en la respectiva área; y, más grave aún, sin considerar sus 20 o más años de servicio, sus derechos escalafonarios y prestacionales; como es el caso de la madre de familia, soltera, con tres hijos en edad escolar, la señora Adriana Hernández, empleada de Pensiones Civiles del Estado, que el día 30 de noviembre p/p, sin ninguna explicación, fue despedida humillantemente, después de haber laborado por más de 21 años en esa institución.

 

Y como ese lastimoso caso, suman ya miles en todo el estado de Chihuahua, que “inmisericordemente”, se quedaron sin trabajo, porque éstos políticos de derecha, que presumen de sus creencias católico-cristianas, que dicen ser demócratas cristianos, en pleno mes de la NATIVIDAD, se muestran totalmente insensibles, ante las ingentes necesidades del prójimo.