Luminarias, ¡concesión peladita y en …! Imprimir
Opinión - Devenir
Escrito por Pablo Bernach   
Jueves, 09 de Mayo de 2019 13:52

Pablo Bernach.

 

Nadie con dos dedos de frente y un poco de responsabilidad social se opondría a que en la ciudad tengamos un sistema de alumbrado público con lámparas led, porque ahorran electricidad y duran más años, esto porque varios lectores me han detenido para preguntarme ¿por qué estoy en contra del proyecto de Marú?

 

Para no aburrir, comparto la liga de un artículo que explica, lo que no ha explicado y la información que no ha entregado Maru sobre la concesión de las luminarias de la ciudad:


https://www.elheraldodechihuahua.com.mx/analisis/luminarias-y-santa-lucia-3572876.html

 

Si alguien quisiera entrarle a concesionar los foquitos banqueteros de la ciudad, antes de cualquier intento patriótico, averiguaría si la concesioncita es negocio, porque amarrarse a un contrato de 15 años no es precisamente “enchílame otra”.

 

El desafío consiste en que al suertudo ganador le alcance para pagar y financiar el cambio de los focos de vapor de sodio por los de led, así como para financiar su operación, con el ahorro en el uso de electricidad.

 

Pero, y este es el pero que preocupa, porque de ahí tiene que salir para: 1) la compra de los nuevos focos led y su instalación, 2) las adecuaciones de los postes si se necesitan, 3) el reemplazo de postes, cajas de control, desconchinflados más lo que se desconchinfle durante 15 añitos, más los apagadores automáticos que funcionan con celdas solares, 4) la compra de camionetas, escaleras, plataformas, herramienta y refacciones, 5) pago de salarios y prestaciones, oficinas, bodegas, más café, tazas y galletas durante 15 años.

 

Y me olvidaba, así como reemplazar las lámparas que se fundan y los equipos que ya no se puedan reparar, por los motivos que a usted se le ocurra.

 

Y una vez que se pague todo lo anterior durante 15 años, gracias a los ahorros entre el gasto de luz eléctrica por usar lámparas de vapor de sodio vs led, debe quedar una buena lana (utilidades), para que valga la pena meterse en el business de hacer un overhaul a todo el sistema de iluminación de la ciudad de Chihuahua, trabajito casi equivalente a una cirugía y terapia transexual, para que nos entendamos.

 

Pero en los papeles que entregaron a los dedos pitufo regidores, nada se dice al respecto, sólo se habla de los ahorros por el cambio de lámparas que gastan menos electricidad. Con un documentito así de insuficiente convencieron a los ingenuos regidores de Hermosillo, Son., y hoy el pésimo servicio y apagones trae encabritados a los agachados hermoseados.

 

El CMIC anda muy alborotado para que sus socios locales le entren a la aventura de iluminar, pero reconocen que la maroma es multimillonaria, por ello proponen crear una “unión de iluminadores chihuahuenses”, me imagino que la buscan porque están acostumbrados a ganar concursos donde las cifras optimistas jamás cuadran, al cabo que después se ajustan los chelines pa arriba, previas religiosas aceitada$.