La Columna de Jaramillo Imprimir
Opinión - Carlos Jaramillo Vela
Escrito por Carlos Jaramillo Vela   
Domingo, 23 de Junio de 2019 05:15

Carlos Jaramillo Vela.

 

Política: conveniencia, estrategia y coyuntura.

 

Las recientes declaraciones del diputado local panista Miguel La Torre, han adquirido publicidad, y seguramente sus efectos pueden generar reacciones al interior de los grupos del panismo. El legislador albiazul no solo ha manifestado abiertamente su deseo de contender bajo las siglas del PAN en busca de la Presidencia Municipal de Chihuahua, durante los siguientes comicios, sino que además ha dejado entrever la posibilidad de aceptar el eventual cobijo de MORENA para su postulación a tal cargo, en caso de que en su partido de origen le fueran vetadas sus legítimas aspiraciones.

 

Bien sabido es que durante los últimos años, de 2016 a la fecha, es decir, desde el surgimiento de la coyuntura que contribuyó a la asunción de Javier Corral Jurado a la titularidad del Poder Ejecutivo del Estado de Chihuahua, dos grupos de la localidad se han significado dentro del PAN, tanto por los perfiles de sus liderazgos como por el aparente antagonismo que separa a ambos. Desde el comienzo de la administración del gobernador Corral han sido, algo más que un secreto a voces, las diferencias existentes entre el mandatario estatal y María Eugenia Campos Galván, la alcaldesa de Chihuahua. En la entidad el mando del partido blanquiazul se halla en manos del gobernador, en virtud de la incondicionalidad que hacia éste guarda la dirigente Rocío Reza, cuya actual investidura le fue otorgada gracias a su pertenencia al grupo corralista.

 

Si coincide con la realidad la percepción generalizada que hoy existe en los medios de comunicación y en la opinión pública, respecto a la tensa relación entre los dos principales actores locales del panismo y sus respectivos grupos, ni María Eugenia Campos se halla en los proyectos de Javier Corral, y tampoco éste figura en los propósitos de aquélla. Así las cosas, tiene absoluta lógica política la postura del diputado La Torre, quien además de ser miembro prominente del equipo marucampista, durante la anterior legislatura fue defenestrado de la coordinación de la bancada legislativa de su partido, por su discrepancia hacia las directrices de Corral.

 

Ante tales diferencias entre los equipos de Corral y Campos, las manifiestas advertencias de La Torre pueden interpretarse, evidentemente, como un mecanismo de presión de un grupo hacia el otro, y de igual modo pueden tener como trasfondo una clara acción de mercadotecnia, orientada hacia el logro de un posicionamiento electoral anticipado, que permita a La Torre ganar ventaja frente a otros posibles aspirantes de su instituto político, entre quienes podría estar el también diputado, Jorge Soto, fiel al grupo del gobernador.

 

La política es, entre muchas otras cosas, conveniencia, estrategia y coyuntura. Bajo tal perspectiva resulta sagaz, desde luego, la táctica que tanto a nivel público como al interior del PAN ha sido desplegada por La Torre, sin embargo, para suceder a María Eugenia Campos en el gobierno municipal no basta con alcanzar la candidatura al abrigo del panismo. La posibilidad de un triunfo panista en el proceso electoral 2021 parece ser realmente difícil, tomando en cuenta aspectos como el actual panorama político y social en la capital y el resto del estado, el desgaste natural de la alcaldesa y el gobernador, así como la avidez con la que el PRI y MORENA pretenden participar en la próxima elección, a la que llegarán dispuestos a contender con todo, y contra todo.